Sociedad

La Fundación Casas Históricas y Singulares celebra la segunda edición de sus Premios

La institución entregó sus galardones en un acto que tuvo lugar en el Palacio de Santa Coloma en Madrid

Más sobre:

De izquierda a derecha: Joaquín Mencos Doussinague, presidente de la fundación Mencos, Juan Armada, Marqués de Santa Cruz de Rivadulla, Guadalupe Plaza Oliveros, Javier Bahamonde y Santiso de Ossorio, presidente de 'Casas históricas y singulares de España', Laina González Cores, Marcos Fernández de Betancourt e Ignacio de Puig y Girona.
©Juan Calleja

La Fundación Casas Históricas y Singulares de España representa a más de mil propiedades históricas privadas a través de la Asociación de Propietarios de Casas Históricas y Singulares de España, creada en 1984 con el objetivo de ayudar a los gestores y a los propietarios de estos bienes a mantener vivo un patrimonio privado que constituye buena parte de nuestro legado cultural.

Esta asociación, presidida por Don Javier Bahamonde Santisso de Osorio, reunía el pasado mes de febrero a una parte de sus 700 miembros en el Palacio de Santa Coloma (actual cancillería Consular de la Embajada de Italia en Madrid) con motivo de la segunda edición de sus premios. 

Entre los galardonados, Víctor Madera y su esposa Obdulia Fernández -Premio de la Fundación de Casas Históricas y Singulares de España 2018 destinado a instituciones, empresas o profesionales- “por la excepcional labor en pro de la conservación del patrimonio histórico español, llevando a cabo la recuperación de seis casas históricas”; Marcos Fernández de Bèthencourt, “por la recuperación integral y acondicionamiento de su entorno, del Cortijo de Santa Elisa (Dílar, Granada)” y Juan Armada Díez de Rivera, marqués de Santa Cruz de Rivadulla “por la conservación de los jardines del Pazo de Santa Cruz de Rivadulla (Vedra, A Coruña)”.

Además, la Fundación también concedió cinco Premios Especiales a Laína González Cores y el Palacio de Meres, “por la sostenibilidad de un proyecto de recuperación de una casa histórica que, tras una impecable obra y sin perder sus características de vivienda, permite desarrollar una actividad económica; a la Fundación Mencos, por la creación de una fundación de carácter familiar que refleja un importante esfuerzo de conservación a lo largo de varias generaciones; a Guadalupe Plaza Oliveros, por la restauración de las pinturas murales de La Granja de Valdefuentes; a Ignacio Puig y Girona, por la recuperación del Santuario de San Segismundo (Viladrau, Girona); y a la empresa Garanza Rehabilitación S.L., por la restauración de los elementos cerámicos de la fachada modernista del edificio número 67 de la calle San Bernardo en Madrid.

Aunque este evento anual llena de orgullo y emoción a sus protagonistas, lo cierto es que, quienes conocen esta asociación de cerca, solicitan la concienciación de la sociedad en este terreno. “Las casas históricas no son solo los grandes castillos o palacios, también son los modestos molinos y las casas modernistas de las grandes y pequeñas ciudades. La sociedad tiene que concienciarse de la importancia que tiene. En este sentido vamos por detrás de otros países europeos. Tener una casa histórica es algo maravilloso y muy bonito, que se disfruta, pero más que eso es una carga y un deber que muchas veces es difícil de sostener”, revela su presidente.

También el apoyo de los órganos competentes, que siempre han estado “de palabra”, pero que, en determinadas ocasiones, no comprenden que este respaldo también debe ser económico. La lucha en todos los frentes y de todas las maneras posibles en pro de la conservación del patrimonio e intentar que la administración reconozca la labor que hacen los propietarios, son sólo algunas de las metas que se proponen desde la Fundación de Casas Históricas y Singulares, que también aprovecharon el citado acto para festejar su vigésimo aniversario.

Entre sus objetivos también se encuentra multiplicar el número de sus miembros, intentando duplicarlos o triplicarlos para igualarse a sus vecinos europeos. Don Javier Bahamonde Santisso de Osorio ve en los socios corporativos y, especialmente, en los jóvenes ese posible crecimiento y auge, ya que ellos son el futuro de las Casas Históricas.  

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie