Sociedad

Málaga despide su feria con mucho arte

El cantante José Manuel Soto puso el broche de oro a la fiesta con un concierto en una de las casetas más conocidas de la feria, ‘La Canasta’.

Más sobre:

El cantante José Manuel Soto ofreció un animado concierto en la caseta 'La Canasta'.
©Agencia Punto Press

La Feria de Málaga ha llegado a su fin. Tras ocho días llenos de gastronomía y arte, Málaga se despedía el pasado domingo de su gran fiesta, y lo hacía de la mano del cantante José Manuel Soto. El artista sevillano era el encargado de poner el broche de oro al evento con un animado concierto en una de las casetas más conocidas de la feria, ‘La Canasta’.

Pero no fue el único que se dejó ver por allí. Apenas una semana antes, le tocaba el turno a la también cantante María José Santiago, quien acudía a la caseta para recoger el premio especial que cada año concede este espacio, ‘la canasta de oro’. Santiago recibía este galardón como reconocimiento no sólo a su extensa trayectoria sobre los escenarios, sino también al especial vínculo que le une a Málaga. Y es que esta gaditana ha resultado ser una de las figuras más destacadas de la ciudad este año, siendo elegida pregonera de su Semana Santa y de la XLI Exaltación de la Mantilla que organiza la Asociación Pro Tradiciones Malagueñas La Coracha.

Al acto de entrega asistieron personalidades como el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, la concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, y el pintor Antonio Montiel, que fue distinguido con este galardón la anterior edición.

De esta manera, ‘La Canasta' busca apoyar y dar a conocer a todos los escritores, músicos, artistas… que hacen posible la cultura malagueña.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie