Varices en las piernas

por hola.com

Última revisión: 2010-04-21 por Dr. José María Romeo Martínez

¿Qué son las varices?

Una variz es una vena dilatada permanentemente. Aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, usualmente lo hacen en las extremidades inferiores. La pierna o el muslo presentan unos cordones venosos más o menos gruesos debajo de la piel, tensos y con recorrido serpenteante, con frecuencia comunicados entre sí. Son muy frecuentes, sobre todo en mujeres a partir de los 30 años. Aunque no suelen ser peligrosas, causan molestias en las piernas y problemas estéticos.

¿Cómo se desarrollan las varices?

La sangre de las piernas retorna hacia el corazón por venas profundas y superficiales. Estas venas tienen unas válvulas que impiden que la sangre retroceda hacia los pies, ayudando a que fluya en contra de la fuerza de la gravedad y en dirección al interior del abdomen. Cuando estas válvulas se deterioran por diversas causas, la sangre de las piernas no fluye adecuadamente hacia el abdomen y se estanca en las venas. Por el aumento de presión, las venas se dilatan y tensan, apareciendo las varices debajo de la piel de piernas y muslos.

Las válvulas de las venas de las extremidades inferiores se deterioran por:

No sólo las mujeres

Lea este artículo en que se explica cómo las varices no afectan sólo a las mujeres.

¿Quién corre el riesgo de desarrollar varices?
¿Qué síntomas causan las varices?
¿Cómo se previene la aparición de varices?

Para prevenir el desarrollo de varices, o impedir que progresen, es recomendable:

¿Cuándo se deben tratar las varices?

Las varices poco desarrolladas no requieren otro tratamiento que prevenir su progresión, mediante las medidas antes recomendadas. Requieren atención médica y tratamiento en las siguientes ocasiones:

¿Cómo se tratan las varices?

Existe una variedad de medicación por vía oral con un efecto muy leve en el alivio de los síntomas (pesadez y cansancio en las piernas). No hacen desaparecer las varices.

Las varices muy pequeñas (arañas vasculares), pueden desaparecer mediante la inyección de sustancias esclerosantes en las mismas (esclerosis de las varices).

Si las varices son gruesas o existe alguna complicación como la ulceración o la trombosis repetida, la mejor solución es la intervención quirúrgica.

¿En qué consiste la intervención quirúrgica para las varices?

Es necesario extirpar las dilataciones varicosas y las venas superficiales enfermas de las extremidades inferiores. Generalmente se extirpa la vena safena interna (que va desde el tobillo hasta la ingle), y mediante pequeñas incisiones, las demás dilataciones venosas que puedan existir. La anestesia suele ser regional (epidural o raquídea). Puede realizarse en régimen de cirugía mayor ambulatoria o con hospitalización de corta estancia (24-48 horas).

La extremidad inferior debe permanecer con un vendaje elástico compresivo hasta que se retiren los puntos, a los 7-10 días. Durante este tiempo es posible caminar, aunque se debe evitar estar de pie de forma prolongada.

¿Cuál es el resultado de la operación?

Las dilataciones varicosas desaparecen y los síntomas suelen mejorar, aunque en ocasiones persiste cierto grado de pesadez y cansancio. La pierna muestra pequeñas cicatrices allí donde se extirpó una variz. Las complicaciones son excepcionales. Pueden desarrollarse hematomas en la ingle o en la pierna, que se resuelven espontáneamente. Raramente quedan regiones de piel con sensación de anestesia u hormigueo, sobre todo en el tobillo. Es necesario llevar una media elástica compresiva durante los dos meses después de la intervención, y es recomendable usarla de forma continuada.

Dr. Per Grinsted, médico general; Dr. John Pillinger , médico general

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie