Cistitis

por hola.com

Última revisión: 2010-04-03 por Dr. Sergio García Vicente

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección de la vejiga que provoca escozor al orinar y una necesidad de ir al baño con mucha frecuencia. A menudo el término se utiliza erróneamente para referirse a diversas infecciones e irritaciones de las vías urinarias inferiores.

¿Por qué se padece cistitis?

La causa más frecuente de la cistitis es una infección provocada por bacterias intestinales que, desde el ano, llegan a la uretra (la uretra es el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior) y desde aquí hacia la vejiga. Se produce sobre todo en las mujeres, ya que tienen una uretra mucho más corta. En condiciones normales, la orina es estéril, es decir, en ella no hay bacterias ni ningún otro microbio.

¿Saber más?

Consulte nuestra secciones 'Urología' y 'Salud Femenina' y encontrará muchos artículos de interés.

Sin embargo, se pueden tener bacterias en la vejiga por diversos motivos, sin que aparezca ningún síntoma. Cuando una persona es incapaz de vaciar por completo su vejiga al orinar, se habla de retención de orina. Esta pequeña cantidad de orina que siempre queda en la vejiga puede acabar contaminándose de bacterias que hagan daño al revestimiento interno de la vejiga (mucosa vesical) y provoquen la infección. Otras situaciones que pueden facilitar que las bacterias pasen a la uretra son:

Otras causas:

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis?
¿Quién es más propenso?
Buenos consejos
¿Cómo diagnostica el médico la cistitis?

En general, las cistitis son benignas, pero en ocasiones es difícil diferenciarlas de otras infecciones como las pielonefritis. Por ello es aconsejable consultar a su médico para que realice el diagnóstico y si fuera necesario indicar un tratamiento, que por lo general suele ser un antibiótico.

Lo más importante para el diagnóstico es un análisis de orina, que puede realizarse de modo sencillo simplemente con una tira reactiva, un sistema muy rápido y fiable que indica con gran aproximación si existe infección en la orina. Si es necesario, su médico pedirá un cultivo de orina, en el que la muestra se envía al laboratorio especializado para cultivar y detectar así las posibles bacterias.

Para recoger la muestra de orina se deben utilizar envases estériles que se pueden adquirir en las farmacias. La muestra ha de ser reciente, por lo que se recoge la primera orina de la mañana. Además, es importante que las mujeres separen los labios de la vulva al orinar, para evitar que las bacterias de la vulva y vagina contaminen la muestra. Y hay que desechar la primera cantidad de orina que se expulsa y recoger en el envase la orina de la segunda mitad de la micción.

Si existe infección, el médico encontrará bacterias y un aumento significativo de glóbulos rojos (hematíes) y/o glóbulos blancos (leucocitos) en la orina.

En caso de infecciones recurrentes de causa desconocida en el aparato urinario, será necesario acudir al especialista (urólogo o nefrólogo) para realizar una evaluación más profunda. Puede ser entonces necesario realizar radiografías u otras pruebas como la ecografía y la cistoscopia (examen del interior de la vejiga que se hace con una pequeña cámara).

Previsiones

Por lo general, con un solo tratamiento se soluciona el problema, pero en algunas personas, sobre todo en las mujeres, puede haber infecciones recurrentes. Para evitarlas, siga los consejos mencionados anteriormente y si tuviese molestias consulte a su médico. No es nada recomendable automedicarse y tomar antibióticos por su cuenta, pues un tratamiento equivocado puede ayudar al mantenimiento de la infección y favorecer la aparición de resistencias a los antibióticos en las bacterias implicadas. Esto puede provocar el consiguiente agravamiento de la infección y más difícil solución a posteriori.

Dr. John Macfarlane, especialista en Cirugía Urológica; Dr. Paul Klenerman, especialista en Enfermedades Infectocontagiosas

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie