Artroscopia

por hola.com

Última revisión: 2010-04-02 por Dr. Roberto Palacio González

¿Qué es la artroscopia?

La artroscopia es una técnica de cirugía que permite ver directamente el interior de una articulación y trabajar dentro de ella sin necesidad de abrirla.

¿Qué utilidad tiene la artroscopia?

Se utiliza habitualmente para problemas de rodilla, hombro, tobillo, muñeca, codo y menos frecuentemente, de cadera. Tiene muy pocos efectos secundarios en comparación con la cirugía tradicional.

Hay que saber que las pruebas llamadas de imagen, como la Resonancia Magnética Nuclear o la Tomografía Axial Computarizada, en muchos casos no son capaces de ver las lesiones articulares. La artroscopia es útil cuando estas pruebas fallan, pero los problemas que detecta son únicamente los que se producen dentro de la articulación:

Habitualmente los problemas que detecta permite también tratarlos:

En el hombro permite dos actuaciones específicas:

  • Lesiones del cartílago articular: puede estar erosionado formando cráteres (condropatías) que rozan contra el cartílago sano, desgastándolo; o bien pueden desprenderse trozos de ese cráter, produciendo los cuerpos libres que flotan en el líquido que baña la articulación y la bloquean cuando cambian de sitio.
  • Lesiones de la cubierta: llamada cápsula sinovial, que rodea la articulación, y que puede estar inflamada (sinovitis) produciendo un exceso de líquido en la articulación (derrame); o endurecida por cicatrices (adherencias) llegando a formar en este caso auténticas cuerdas que bloquean el movimiento y pueden causar dolor.
  • Roturas de ligamentos: (los ligamentos son como cuerdas que unen un hueso con otro): provocan inestabilidad: al utilizar la articulación. Los huesos se moverán entre sí de forma anormal hasta provocar la aparición de artrosis.
  • Rodilla: en la rodilla detecta específicamente las lesiones de las almohadillas: llamadas meniscos, que al romperse pueden provocar dolor, o bloquear el movimiento de la articulación.
  • Hombro: en el hombro detecta específicamente el estado de la barrera (rodete glenoideo): impide que la cabeza del húmero se salga de su sitio (inestabilidad y luxación de hombro).
De interés

Visite nuestra sección 'Aparato locomotor' donde encontrará artículos relacionados.

Otras pruebas frecuentes
  • TAC
  • Resonancia magnética
  • Artroscopia de hombro
  • Artroscopia de rodilla
  • Densitometría ósea

¿Cómo se realiza una artroscopia?

Como toda intervención quirúrgica, requiere una anestesia:

Se practican normalmente dos (a veces tres) incisiones o cortes en la piel, de menos de un centímetro cada una, por las cuales introducimos:

  • En cadera, rodilla y tobillo se utiliza habitualmente la anestesia raquídea: se introduce el anestésico en la espalda, lo que duerme ambas piernas pero de cintura para arriba el paciente está consciente.
  • En codo y muñeca se utiliza habitualmente la anestesia del plexo braquial: se introduce el anestésico en la axila, lo que duerme el brazo que operamos.
  • En el hombro debe emplearse la anestesia general.

¿Qué ocurre después de una artroscopia?

Habitualmente el dolor después de la operación es mínimo y el paciente puede ingresar en régimen de cirugía mayor ambulatoria; es decir, se le opera por la mañana y por la tarde puede regresar a su domicilio. Sólo en casos de rozamiento de hombro el dolor puede ser importante y requerir uno o dos días de ingreso hospitalario.

El paciente debe mover esa articulación desde el primer día. Tras una artroscopia de rodilla no se suelen indicar muletas para andar. Sí se suelen recomendar para los tobillos. En las artroscopias de hombro, codo y muñeca no se permite coger peso durante varias semanas como mínimo.

Las complicaciones son mínimas y habitualmente se deben a hematomas (la herida sangra hacia la grasa que tenemos bajo la piel) o bien al líquido introducido a presión: hinchazón residual articular durante algunos días. Raramente esa hinchazón comprime los nervios que pasan al lado de la articulación, provocando pérdida de sensación en la piel o falta de fuerza. La infección es rara porque durante la artroscopia ese líquido a presión lava continuamente la articulación.

Dr. Carl J. Brandt, Director Médico Internacional y Cofundador de NetDoctor; Dr. Dai Rees, especialista en Cirugía Ortopédica

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie