Degeneración macular asociada a la edad

por hola.com

Última revisión: 2010-03-21 por Dr. José María Martínez de la Casa

¿Qué es una degeneración macular asociada a la edad?

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) supone una de las causas más frecuentes de baja visión en los países desarrollados. La mácula es una parte de la retina que se encarga de transmitir al cerebro las imágenes que ocupan el centro de nuestro campo visual, es decir aquéllas en las que fijamos la vista. Esta parte de la retina es la más desarrollada y es la que tiene una mayor capacidad de apreciar los detalles, los colores, etc. La DMAE es un envejecimiento de esta parte de la retina que generalmente no se traduce en una pérdida de toda la visión, sino solamente de la central, la más importante, permaneciendo inalterada la visión lateral o periférica que es mucho menos precisa.

¿Cómo se desarrolla la degeneración macular asociada a la edad?

Se trata de un cambio de envejecimiento y se produce por desgaste de la región macular. Los materiales de desecho de esta parte del ojo se van acumulando, al mismo tiempo que las células de esta zona van perdiendo la capacidad de eliminarlos.

De interés

Le sugerimos la lectura de algunos artículos relacionados:

¿Quién está en riesgo de degeneración de la retina asociada a la edad?
  • Esta enfermedad afecta generalmente a personas mayores de 60 años, aunque algunas personas jóvenes pueden ser más propensas, sobre todo las personas que son muy miopes.
  • Las mujeres tienden a resultar afectadas con más frecuencia que los hombres, pero probablemente se deba a que viven más.
  • Existe una tendencia hereditaria, pero no se ha investigado a fondo.
Degeneración macular seca

Es la forma más común de DMAE y afecta casi al 80% de quienes padecen esta afección. El inicio tiende a ser lento y afecta a los dos ojos simétricamente.

Degeneración macular húmeda

Este tipo de degeneración es menos común, pero tiene un efecto más grave y rápido sobre el área central de la visión. En esta afección, los vasos sanguíneos de una capa del fondo del ojo crecen de modo anormal en el área macular. Estos vasos sanguíneos puede tener fugas o hemorragias que causan una reducción rápida y significativa de la visión central. Tiende a afectar solamente a un ojo, pero existe el riesgo de que se produzca en el otro en los meses siguientes.

¿Cuáles son los distintos tipos de degeneración macular?

Existen dos tipos principales de DMAE, seca o húmeda:

¿Cuáles son los síntomas de la degeneración macular asociada a la edad?

La degeneración macular seca causa una reducción gradual de la visión central. Esto tiende a afectar la capacidad para leer y percibir detalles, más que a la visión a distancia.

Los primeros síntomas de la degeneración macular húmeda pueden ser una distorsión de la visión (conocida como metamorfopsia). Con frecuencia esto hace que las líneas rectas parezcan curvas o inclinadas. La visión se deteriora y, finalmente, la visión central se puede perder totalmente, dejando un área central oscura de visión escasa (conocida como escotoma central).

Degeneración macular seca

La visión tiende a deteriorarse gradualmente y la pérdida de visión no siempre es grave. El tratamiento implica llevar una correcta graduación y utilizar luces brillantes para ayudarle a ver las cosas más claramente. Con frecuencia, es necesario el uso de libros de letra grande y recetar gafas de aumento (ayudas de baja visión).

Degeneración macular húmeda

Algunas personas con degeneración macular húmeda pueden ser idóneas para el tratamiento con láser. Normalmente, esto sólo tiene éxito si la afección se coge a tiempo, además no es adecuado para todos los pacientes. Para determinar si es adecuada para un paciente o no, se realiza una investigación denominada angiofluoresceingrafía. Se inyecta un tinte en una vena del brazo y, luego, se toman varias fotografías del fondo del ojo. Si esto muestra que la lesión se puede tratar, se realiza el tratamiento láser. En el tratamiento con láser existe el riesgo de que la lesión pueda continuar evolucionando. También es posible que la visión empeore después del tratamiento con láser.

¿De qué tratamientos se dispone?

Se están realizando múltiples investigaciones en esta área, pero los tratamientos no tienen todavía un éxito universal. Ni las pastillas ni las gotas sirven para esta afección.

Un nuevo tratamiento denominado terapia fotodinámica utiliza fármacos en combinación con el tratamiento con láser. Esto puede ser útil para más pacientes con DMAE húmeda, aunque todavía se está evaluando.

¿Qué se puede hacer para evitar tener una degeneración macular asociada a la edad?

Se ha discutido mucho sobre el papel de altas dosis de vitaminas para evitar esta afección, pero no existe ninguna evidencia que lo respalde.

Una persona que tiene una degeneración macular húmeda en un ojo, debe ser controlada periódicamente por un oftalmólogo ante la posibilidad de que la enfermedad aparezca en el otro ojo. Al mismo tiempo, el propio paciente puede autocontrolarse periódicamente y si en algún momento aprecia que las líneas rectas aparecen distorsionadas al mirarlas, debe consultar inmediatamente con un especialista. Para estos controles, su médico puede proporcionarle una cuartilla cuadriculada denominada rejilla de Amsler, que puede ayudarle a detectar de forma precoz la aparición de alteraciones en la visión central.

¿Es la degeneración macular una causa de ceguera?

La degeneración macular asociada a la edad es una causa común de baja visión. Si padece degeneración macular asociada a la edad y la visión central esta importantemente dañada, su oftalmólogo puede inscribirle para que se registre como ciego. Esto no significa que esté ciego o vaya a estarlo. Significa que la visión central está tan afectada que padece dificultades de visión que deben ser reconocidas. La visión periférica (lateral) se retiene siempre, lo cual garantiza que la mayoría de las personas con esta afección puedan mantener buena movilidad e independencia.

Dr. Per Lykke Gregersen, especialista en Oftalmología; Dra. Caroline MacEwen, especialista en Oftalmología; Dr. Paul Klenerman, especialista en Enfermedades Infectocontagiosas

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie