Consejos para una mujer que ha abortado

por hola.com

Última revisión: 2010-03-12 por Dra. Ana Palacios Marqués

En este artículo vamos a analizar cómo afrontar psicológicamente un aborto una vez realizado, pero no la oportunidad de hacerlo o no. Téngase en cuenta en este tema que en España están reguladas por ley las situaciones que permiten la interrupción voluntaria del embarazo.

No nos referimos tampoco a la situación de aquella mujer que habiendo abortado, no padece ningún tipo de afección psicológica por dicha razón.

Causas del aborto

Existen situaciones muy distintas por las cuales una mujer se puede encontrar ante un aborto.

El impacto psicológico del aborto puede estar determinado por las causas del aborto y los sentimientos de pérdida o culpabilidad que se pudieran generar.

De interés

Le sugerimos la lectura de algunos artículos relacionados:

¿Síntomas de depresión?

Haga nuestro test de 'Depresión de Glodberg'.

Impacto psicológico del aborto involuntario

Cuando una mujer se encuentra ante un aborto involuntario, las reacciones psicológicas que puede sufrir están mediatizadas por diversas cuestiones, entre ellas:

En función de estas variables, las reacciones esperables son de impotencia, desilusión, tristeza y en casos más extremos, depresión.

Impacto psicológico de un aborto voluntario

Aunque gran parte de los consejos que se pudieran dar a una mujer que se ha encontrado involuntariamente con un aborto son válidos también para una mujer que lo ha hecho voluntariamente, existe un matiz que puede cambiar totalmente el efecto psicológico de esta decisión.

La cuestión fundamental es: ¿hasta qué punto la decisión de interrumpir el embarazo fue una decisión suficientemente meditada y aceptada? Es decir, el minimizar las posibles afecciones psicológicas de un aborto en este caso comienza con una decisión consciente, meditada y decidida sobre el aborto. También es importante tener en cuenta cuál ha sido la razón última de esta decisión; por ejemplo, en el caso de una violación, algunas mujeres pueden interpretar el aborto como una liberación total.

Si se ha realizado el aborto con importantes dudas sobre si era oportuno o no, podemos encontrarnos tras la intervención con un importante sentimiento de culpa.

La culpa puede manifestarse de la siguiente forma:

La mujer que llegue a este punto deberá plantarse la siguiente idea: culpabilizarse y abandonarse a los sentimientos negativos no resolverá nada, ni permitirá cambiar lo que ya está hecho. Puede seguir los siguientes consejos:

El planteamiento más adecuado es pues romper con las ideas obsesivas y actuar positivamente. Si se hace así, probablemente los sentimientos y emociones irán mejorando.

Si pasado un tiempo prudencial, la mujer no ha sido capaz de recuperarse y sus pensamientos y emociones le están imposibilitando llevar una vida normal, puede solicitar la ayuda de un psicólogo o psiquiatra. Existen terapias psicológicas para el tratamiento de ideas obsesivas, así como el duelo patológico o la depresión que pudiera haberse instaurado.

Christine Webber, psicoterapeuta

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie