Sexo durante el embarazo

por hola.com

Última revisión: 2010-03-12 por José Ignacio Baile Ayensa

Dudas que suelen tener las parejas sobre las relaciones sexuales durante el embarazo.

Es normal que una mujer cuando se queda embarazada, al igual que su pareja, se plantee cómo va a afectar esta situación a sus relaciones sexuales, y más todavía si es el primer embarazo.

La primera cuestión que convendría matizar es que no debemos reducir la sexualidad a la práctica de la penetración. Existen numerosas posibilidades de disfrutar del sexo sin penetración. Quizá sea durante el embarazo, cuando pueden plantearse nuevas opciones de disfrute sexual. Con respecto al coito, algunas preguntas habituales son:

Estas preocupaciones hacen que algunos hombres y mujeres sientan menos interés por mantener relaciones sexuales que antes del embarazo.

  • ¿La presión en la matriz hará daño al niño?
  • ¿Hay algún riesgo de infección?
  • ¿Un orgasmo puede causar un aborto o un parto prematuro?
  • ¿Algunas posturas son más seguras que otras?
¿Puede una pareja seguir con su vida sexual normal?

El sexo y el coito no son perjudiciales durante el embarazo. El feto está seguro en la matriz y el movimiento ocasional, el contacto, o los orgasmos no pueden causarle daño. Durante el orgasmo, la matriz se contraerá más de lo habitual, pero estas contracciones no son iguales que las que se producen justo antes del parto. El coito puede practicarse durante todo el embarazo, aunque quizá hay que poner un poco de cuidado con la intensidad y profundidad de la penetración, y con ciertas posturas que serán difíciles con la barriga crecida.

Con respecto al riesgo de infecciones para el feto, siempre y cuando no haya motivos para sospechar que el hombre tiene una infección genital como herpes o clamidia, no se incrementa el riesgo de contagiarle.

¿Cuándo no es seguro el sexo durante el embarazo?

En determinadas circunstancias, un médico puede aconsejar a las parejas que tengan especial cuidado con sus relaciones sexuales durante el embarazo, como por ejemplo:

  • Si se sufre cualquier hemorragia durante el embarazo o después del coito. Es aconsejable hacer un examen del cérvix y, posiblemente, una ecografía.
  • Si el sangrado es recurrente, puede sugerirse que disminuyan los coitos, pero esto no significa que estén prohibidas otras prácticas sexuales durante el resto del embarazo.
  • Si la placenta se extiende por encima del cérvix (trastorno conocido como placenta previa), le pueden aconsejar que evite completamente el coito. La situación de la placenta será un dato que le podrá dar su ginecólogo.
¿Qué deben hacer las parejas cuando el embarazo está muy avanzado?

Durante los tres primeros meses del embarazo, el feto sólo ocupa un espacio pequeño en la matriz que no se puede ver o sentir. Pero cuando la barriga empieza a crecer, las relaciones sexuales pueden ser un poco incómodas si el hombre se coloca encima. Es mejor buscar otras posturas sexuales: la mujer a horcajadas sobre el hombre, de lado o por detrás, por ejemplo. Estas posturas son más cómodas. Si experimentan en esta materia, las parejas pueden encontrar nuevas posturas que seguramente usarán también después del embarazo.

¿El impulso sexual y/o las prácticas sexuales disminuyen durante el embarazo?

Aunque no existan impedimentos físicos que impidan las conductas sexuales durante el embarazo, con los matices que se han señalado, algunos estudios realizados sobre este tema señalan que algunas mujeres pierden interés por el sexo durante el embarazo, y que conforme el mismo avanza, se disminuye la frecuencia de las relaciones.

Se puede hacer el amor durante el embarazo, desde el primer día hasta el último, pero no es extraño que el deseo de hacer el amor pueda variar mucho, que haya personas a las que les apetezca menos o a quienes esta situación les produzca más interés sexual. Ambos miembros de la pareja deben ser conscientes de esto y comprender cómo se siente el otro.

Una relación sexual satisfactoria  depende siempre de que las dos personas quieran hacer el amor, y esto es válido tanto si la mujer está embarazada, como si no lo está.

Dr. Erik Fangel Poulsen, especialista en Obstetricia y Ginecología; Christine Webber, psicoterapeuta; Dr. David Delvin, médico general

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie