Cita de ‘royals’ en Montecarlo

Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi han asistido este fin de semana al Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco acompañados por sus respectivas parejas. La realeza inglesa estuvo representada por la princesa Beatriz y su novio, Dave Clark

por hola.com

Jóvenes, atractivos, bohemios… Así son los nuevos royals europeos que han presidido, junto al príncipe Alberto y su prometida, Charlene Wittstock, el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco. Los tres hijos mayores de Carolina volvieron a desprender por las inmediaciones del ciruito ese aurea de glamour tan propia de los Grimaldi. Andrea, Carlota y Pierre no se perdieron ni un solo detalle de la carrera, que culminó con la victoria de Sebastian Vettel, por delante de Fernando Alonso y Jenson Button, y se mostraron muy cómplices con sus respectivas parejas.


VER GALERÍA


Andrea, muy elegante con traje de chaqueta, estuvo acompañado por su novia, Tatiana Santo Domingo, que lució para la ocasión un vestido de inspiración ibicenca, melena suelta y oscuras gafas de sol. Por su parte, Carlota volvió a demostrar por qué es una de las royals europeas más bellas con un vestido en tonos blancos y rojos, sandalias de altísimo tacón marrones y bolso a juego. La hija de Carolina de Mónaco recogió su pelo en una coleta que acabó convirtiéndose en un moño despeinado debido a las altas temperaturas que se alcanzaron en el circuito. Su novio, Alex Dellal, disfrutó al máximo con las carreras al igual que Pierre, el pequeño de la saga Casiraghi, y su novia, Beatriz Borromeo.





La princesa Beatriz, hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, también dio una lección de estilo en Mónaco. En sus últimas apariciones públicas ha lucido radiante y durante este fin de semana ha vuelto a acaparar todos los flashes con un vestido color naranja, altas sandalias marrones, pelo suelto y maquillaje muy natural. Al igual que Andrea, Carlota y Pierre, la princesa Beatriz contó con la compañía de su novio, Dave Clark, con el que lleva saliendo más de tres años.

Y aunque ellos no son los royals más jóvenes de Europa, si son los más importantes del momento. A un mes de su enlace, Alberto y Charlene irradiaban felicidad y no dudaron en regalarse numerosos gestos de cariño y en caminar por el circuito de la mano. Además, Charlene se mostró de lo más cerana y cómoda en su papel de futura prinesa al entregar los premios a los vencedores.


VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie