La reina de Inglaterra, la ‘influencer’ más poderosa de la historia

En su juventud y madurez, marcó modas y tendencias; en el apogeo de la alta costura británica ‘compitió’ con las estrellas de Hollywood; y, ahora, como la abuela de la nación todavía tiene mucho que decir y enseñar. La prueba es que cada vez inspira más a los diseñadores

Reina de Inglaterra

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Isabel II es una reina práctica que no pierde horas decidiendo qué se va a poner o cómo va a combinar su ropa. Hace décadas que decidió crear un estilo soberano único y a todo color, que no pasara de moda. Nunca ha seguido las tendencias, aunque las conoce y siempre ha estado por encima de las pasarelas. Su look real es su identidad y cada vez inspira más a los diseñadores.

 

Roger Vivier recreó una réplica casi exacta de los zapatos que hizo para su coronación para la colección de 2020, Queen Sandal. Los italianos Dolce&Gabbana le hicieron un gran guiño en su colección otoño/invierno 2008. Alexander McQueen se unió con la creación de un bolso. Hasta Vivienne Westwood lanzó una línea de trajes de noche inspirados en los looks históricos de la Reina.

Reina Isabel II y Duque de Edimburgo©GettyImages
Roger Vivier recreó una réplica casi exacta de los zapatos que hizo para su coronación (en la imagen, junto al Duque de Edimburgo) para la colección de 2020, Queen Sandal.

La reina es la influencer con más poder de la historia. Son nueve décadas en el escenario del mundo mandando los mensajes correctos de poder y dignidad real como princesa, como heredera al trono y como reina. En su juventud y madurez marcó modas y tendencias; en el apogeo de la alta costura británica ‘compitió’ con las estrellas de Hollywood; y, ahora, como la abuela de la nación todavía tiene mucho que decir y enseñar. Su Majestad es la mujer más fotografiada de la historia. 

 

Desde que era muy joven, sabe lo que le sienta bien -es muy difícil que cambie de opinión- y que tiene que hacerse ver para que se la reconozca al instante. De ahí el uso de los colores vívidos que le permiten destacar entre multitudes.

Reina de Inglaterra©GettyImages
Reina de Inglaterra©GettyImages
A la reina le faltan cinco años para cumplir un siglo y, en 2022, batirá un nuevo récord. En unos meses, pondrá el broche final al que ya es el reinado más largo de la historia de Reino Unido, convirtiéndose en la primera Soberana inglesa en celebrar su jubileo de platino, 70 años. Es la monarca más anciana del mundo, pero siempre la vemos renacer.

 

Su ropa no puede suponer ningún problema añadido para bajarse de un coche, firmar un papel (¡ojo con los escotes!)... que se descosa un botón o que el viento le juegue una mala pasada con el vuelo de sus faldas. La planificación es máxima y si hay dudas se pone peso en los dobladillos y se ensaya con un ventilador para ver cómo responde la tela. No solo eso. También se hacen pruebas de sombra y luz para ver el efecto de color y textura en los distintos ambientes -calle, jardín, salones-; y, todo ello, desde cada ángulo.

 

Nada debe parecer nuevo, ni viejo, ni excesivamente caro, a menos que la situación lo requiera. Las cenas de estado, por ejemplo, exigen todo lo contrario: tiaras y opulencia.

 

Su vestuario realizado con tejidos cien por cien naturales se planea con meses de antelación en función de su agenda y del más mínimo detalle. La reina es una entendida en tejidos y soporta las telas que se arrugan. Tampoco la ropa incómoda. Por eso no lleva prendas rectas ni ajustadas y todo tiene que ser fácil de poner para no estropear su peinado.

Reina de Inglaterra©GettyImages
Isabel II nunca ha seguido las tendencias y siempre ha estado por encima de las pasarelas. Su estilo real es su identidad: único, a todo color y a prueba de modas.

 

Isabel II delega todo en Angela Kelly, que tiene el cargo de ‘Curadora del vestuario, joyas e insignias de la reina’ desde hace más de un cuarto de siglo. Su asistente personal se encarga de lo que Su Majestad se va a poner en el día a día, pero también se ocupa de diseñar colecciones que luego cortan y cosen las modistas de palacio.

En su libro, Vestir a la reina: el armario del jubileo, Kelly cuenta que el primer paso es la aprobación de la Soberana. Como un puzle. Y son al menos cuatro bocetos por tela y color para que la reina pueda elegir con un solo gesto de mano. El segundo, una vez que el tejido y el diseño han sido aprobados, es crear un modelo en algodón para poder hacer modificaciones.

Las sesiones de prueba de la Reina son estrictamente privadas -participan Angela Kelly, y los perros de las Soberana- y la reina “siempre tiene la decisión final”.

Reina de Inglaterra©GettyImages
Su vestuario realizado con tejidos cien por cien naturales se planea con meses de antelación en función de su agenda y del más mínimo detalle. Son cuatro colecciones al año que se dividen por colores..

 

 

Colores

 

Entre sus favoritos: el lila, el amarillo, el azul (su preferido), el melocotón, rosa, morado, el verde y el rojo. “Necesita destacar para que la gente pueda decir ‘Vi a la reina’“, dijo su nuera, Sophie Rhys-Jones, condesa de Wessex, en el documental de La reina a los 90. El negro es sólo para ocasiones de duelo y protocolo. Por ello, cuando se vistió de luto para el funeral de su marido, el duque de Edimburgo, su soledad todavía era más conmovedora.

 

La reina simplifica

Cuando se trata de accesorios como zapatos, guantes y bolsos la reina simplifica: blanco o negro. Los guantes son esenciales y, desde siempre, llevan la firma de Cornelia James, una casa que los fabrica en pieles mate-satinada y lavable. Para las cenas de gala, la reina también es de costumbres fijas. Bolso y zapatos en dorado.

Reina de Inglaterra©GettyImages
Reina de Inglaterra©GettyImages
Nadie en el mundo ha usado más sombreros que Su Majestad; tiene más de cinco mil y sus favoritos los ha llevado hasta en treinta ocasiones.

 

Sombreros

Siempre del mismo color que su ropa, ligeros y en un tamaño medio para no ocultar su rostro, aunque en verano los usa con un ala más ancha para protegerse del sol. A lo largo de su vida ha llevado miles de sombreros –la persona que más en todo el mundo- y, algunos, aunque no se note, los ha llegado a usar hasta 30 veces. Los diseños de Philip Somerville también siguen un proceso similar al de la ropa y las bases para las pruebas se hacen de paja.

 

Bolsos

La mayoría firmados por Laurner & Company London Limited Laurner. Están cosidos a mano por artesanos con forma de sobre y tienen el asa larga para mayor comodidad. Cuando está parada, o de pie, los lleva a la altura del codo. Cuando anda, en la muñeca o en la mano. Cuando lo cambia de brazo, del izquierdo al derecho, hay un mensaje. Dentro, oculta un pañuelo, un espejito, una barra de labios, gafas, caramelos de menta y una copia del programa del día.

Para casos de emergencia, la reina también cuenta con el extra de la bolsa marrón que lleva una dama de honor con todo lo necesario: medias de repuesto, guantes, edulcorantes y un pañuelo húmedo con aroma a lavanda en caso de calor extremo.

Reina de Inglaterra©GettyImages
Reina de Inglaterra©GettyImages
Cuando está parada, o de pie, la Reina lleva los bolsos a la altura del codo. Cuando anda, en la muñeca o en la mano. Cuando lo cambia de brazo, del izquierdo al derecho, hay un mensaje.

 

Zapatos

Hechos a mano por Anello & Davide -la reina descubrió a los Beatles estos legendarios zapateros- con la mejor piel de becerro y generalmente, con un acabado en charol negro, quien trabaja sobre una horma a la medida exacta de su pie. Los aprovecha hasta el final -pide que les cambien la suela o el tacón- y solo encarga dos pares al año. Cuando estrena, pide que los den de sí. Ahora su ‘aflojadora’ es su estilista, y confidente. Lo contó la misma Angela Kelly en su libro: La otra cara de la moneda, la Reina, la diseñadora y el guardarropa.

Cuando vuelve a palacio, los zapatos se lustran y se guardan en cajas. Desde hace más de cincuenta años lleva el mismo diseño, casi siempre en negro, con tacón cuadrado de cuatro centímetros y repelentes al agua.


Más sobre