El príncipe Harry aprovecha hasta el último minuto con Cressida Bonas antes de su viaje a Australia

Parece que la bella aristócrata ha perdido al miedo al compromiso y podría haber decidido dar un paso más en su relación. "Es probable que la boda tenga lugar el año que viene", ha asegurado un amigo de la pareja

por hola.com

VER GALERÍA


A pesar de que desde comenzaron su relación han hecho todo lo posible por no ser fotografiados juntos, parece que poco a poco, y debido a la estabilidad de su noviazgo, ya no les importa que les vean disfrutando de románticas veladas en pareja o salidas nocturnas con amigos comunes. La agenda de compromisos del príncipe Harry le ha llevado al otro lado del mundo, concretamente a Sidney, donde este fin de semana ha estado de visita oficial. Por eso, quiso aprovechar hasta el último minuto de su estancia en Londres para estar con su novia, Cressida Bonas.

Así, hace unos días les vimos abandonando la céntrica sala Tabernacle en el conocido barrio Notting Hill, donde acudieron al concierto del cantante británico James Blunt junto a la princesa Beatriz y su novio, Dave Clark. Al día siguiente, Harry y Cressida no quisieron perderse el musical The Book Of Mormon y se dejaron ver en el Teatro Príncipe de Gales, donde levantaron una gran expectación y volvieron a convertirse en el centro de todas las miradas. A pesar de la lluvia de fotógrafos y periodistas, la pareja intentó hacer todo lo posible por pasar desapercibida mezclándose con el resto del público, pero sus esfuerzos fueron en vano.

Al parecer, desde que se conocieron el príncipe ha intentado mantener a su novia alejada de los focos para evitar la presión mediática porque no quiere que eso pueda afectar a su relación. De hecho, si hay algo que ha caracterizado su romance en todo momento ha sido la discreción, ya que hasta ahora nunca habían sido fotografiados juntos.

¿Boda a la vista?
Harry y Cressida se conocieron en mayo de 2012 después de que la princesa Eugenia, prima de Harry, ejerciera de celestina y les presentara en un festival. Desde entonces, algo mágico surgió entre ambos y han ido forjando su amor día a día y sin prisas. Desde que se hizo público que el hijo menor de Carlos de Inglaterra había vuelto a recuperar la ilusión, son muchos los que se preguntan si esta bella aristócrata rubia será la que finalmente consiga que Harry de el gran paso. Un paso, que podría estar más cerca de lo que pensamos. "Cressy se va a casar con Harry", ha confirmado uno de sus amigos al diario The Telegraph. "Él no deja de hablar sobre el matrimonio y los hijos, y ahora se ha acostumbrado a la idea. Es probable que la boda tenga lugar el año que viene", añade.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie