Una 'princesita' de cuatro años 'rechaza' un beso del príncipe Guillermo

Shona Ritchie llevaba horas esperando su llegada, pero cuando le tuvo tan cerca retrocedió y Guillermo se quedó besando el aire

by hola.com

¿Qué niña rechazaría el beso de un príncipe? Pensaríamos que ninguna, pero 'haberlas, haylas'. Y si no que se lo digan al príncipe Guillermo. Shona Ritchie, de cuatro años, 'esquivó' a la perfección al príncipe cuando éste se disponía a darla un beso en la mejilla, durante su visita al estadio Emirates Arena de Glasgow, Escocia. La niña llevaba horas esperando la llegada de los duques de Cambridge, pero cuando tuvo tan cerca al príncipe le dio un arrebato de timidez y retrocedió. "¡La próxima vez será!", bromeó Guillermo. A quien sí besó la pequeña fue a la duquesa de Cambridge, a quien también entregó una flor. Tras este episodio tan gracioso, los duques visitaron las instalaciones del estadio, una de las sedes para los Juegos de la Commonwealth de 2014, y jugaron un partido de ping pong. Catherine demostró que se encuentra a las mil maravillas a pesar de encontrarse en su sexto mes de embarazo.

 

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
La pequeña Shona Ritchie llevaba horas esperando la llegada del príncipe Guillermo. Sin embargo, cuando le tuvo tan cerca le dio un arrebato de timidez y retrocedió para no besarle 
El príncipe Guillermo se tomó con mucho humor la reacción de la niña, que iba vestida como una princesa, y declaró: '¡La próxima vez será!' 
La niña se agarró con fuerza al cuello de su madre mientras Guillermo sonreía ante esta situación tan graciosa 
Con quien no tuvo ningún problema en hablar la niña fue con la duquesa de Cambridge, a quien regaló la flor que tenía guardada para el príncipe Guillermo 
Tras este episodio tan gracioso, los duques de Cambridge visitaron las instalaciones del estadio, una de las sedes para los Juegos de la Commonwealth de 2014, y jugaron un partido de ping pong 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie