La feliz Navidad de los Windsor en Sandringham y de los Duques de Cambridge con la familia Middleton

por hola.com

VER GALERÍA

 

2012 toca a su fin y la Familia Real inglesa tiene mucho que agradecer al año que acaba. Y mucho por lo que sonreír. La reina Isabel despide el año de su Jubileo de Diamante con la maravillosa noticia de la futura paternidad de los Duques de de Cambridge. Así que no es de extrañar que la soberana inglesa asistiera feliz y contenta en el día de Navidad al tradicional servicio religioso de Sandringham. No perdió ni un solo instante la sonrisa, especialmente cálida para los numerosos admiradores que aguardaban su llegada a la entrada de la iglesia St Mary Magdalene con el fin de saludarla y desearla felices fiestas. También su brillante humor se notó en la elección de look: un vestido turquesa de Peter Enrione y abrigo de lana a tono, que combinó con un sombrero de Rachel Trevor-Morgan. Nadie diría que la Reina se recuperaba de un fuerte resfriado, que por primera vez que se recuerde la obligó a ausentarse en el oficio del pasado domingo.

A la reina Isabel se unieron los principales miembros de la Familia Real inglesa, incluido su marido, el Duque de Edimburgo. El príncipe Felipe, de 91 años de edad, se mostró también animado y en plena forma en contraste con su estado de salud del año pasado, cuando se perdió las señaladas fiestas en familia al ser hospitalizado con problemas de corazón. La comitiva real incluía al príncipe Carlos con su esposa, la Duquesa de Cornualles, muy elegante con un conjunto púrpura; el príncipe Andrés con sus hijas, las princesas Beatriz y Eugenia de York; la princesa Ana con sus hijos Peter y Zara Phillips, acompañados por sus respectivas parejas, Autumn Kelly y el jugador de rugby Mike Tindall, y los Condes de Wessex con su hija mayor, lady Louise.

 

VER GALERÍA

 

Rompiendo con la tradición, el Duque y la Duquesa de Cambridge no asistieron a la tradicional cita. En su lugar, la pareja pasó el día con la familia Middleton en su nueva mansión en Bucklebury, Berkshire. El príncipe Guillermo y la duquesa Catherine, que se encuentra todavía en las primeras semanas de embarazo y en vías de recuperación del severo ataque de náuseas matinales por el que fue hospitalizada semanas atrás, comenzaron el día asistiendo al servicio de Navidad con los padres de la Duquesa, Michael y Carole Middleton, y sus hermanos, Pippa y James, en la iglesia de St Mark en Englefield. La decisión de los Duques de pasar estas fiestas lejos de los Windsor, que celebran estas fechas en la propiedad de Norfolk de la Reina, fue tomada con el pleno consentimiento de la soberana. No obstante, se piensa que la pareja compartirá algún tiempo con el resto de la Familia Real durante estas Navidades. Otro de los grandes ausentes fue el príncipe Harry, que se encuentra en primera línea de fuego en Afganistán como piloto de helicóptero de combate. 


 

VER GALERÍA

 


Después de que los Windsor abandonaran la iglesia St Mary Magdalene, que se encuentra a tan solo una breve caminata de la residencia real en Sandringham, disfrutaron en familia de un almuerzo antes de reunirse para ver el discurso navideño de la reina Isabel, emitido por primera vez en 3D, en el que agradeció el "entusiasmo" mostrado por los británicos en el año de su Jubileo de Diamante y los Juegos Olímpicos de Londres. Vestida con un traje de seda en tonos plata y junto a un árbol de Navidad, la soberana, de 86 años, dirigió desde el Palacio de Buckingham su mensaje, que fue emitido simultáneamente por radio y televisión, tradición que instauró por primera vez su abuelo, Jorge V, hace 80 años. Su corto discurso, de apenas cinco minutos y que en esta ocasión produjo la cadena Sky News, estuvo acompañado por imágenes de su familia durante las festividades por el Jubileo, entre ellas la procesión fluvial de mil barcos por el Támesis, entre una intensa lluvia, el pasado 3 de junio. "Este ha sido un año de gran celebración para muchos. El entusiasmo con el que recibisteis el Jubileo de Diamante fue por supuesto especialmente memorable para mí y mi familia. Fue un ejercicio de humildad el que tantos quisieseis marcar el aniversario del deber que me llegó hace ya 60 años", señaló. De acuerdo con la tradición, los regalos se abrieron en Nochebuena.

 

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie