Los Duques de Cambridge comparten un momento memorable

El príncipe Guillermo recibió un inesperado recordatorio de 1995 de la princesa Diana en el libro de visitas del hogar de rugby galés

por hola.com

 

VER GALERÍA

 

Incondicionales por dentro y por fuera. Los Duques de Cambridge llevan los colores de su equipo con orgullo como demostraron el pasado fin de semana en el Estadio del Milenio de Cardiff durante el reñido enfrentamiento entre los formidables All Blacks, que ganaron el Mundial para Nueva Zelanda en 2011, y los nacionales de Gales, apodados los Dragones Rojos. La duquesa Catherine, que se protegió de las frías temperaturas con un abrigo rubí de LK Bennett en homenaje al equipo escarlata, y el príncipe Guillermo, que se conjuntó con su esposa con una corbata a tono, cantaron con entusiasmo el himno nacional.

A su llegada al estadio, la Duquesa recibió el tradicional ramo de flores antes de tomarse un tiempo para hablar con el exjugador Paul Davies y con el resto de beneficiarios de la organización humanitaria que apoya a los heridos jugadores galeses. El príncipe Guillermo recibió un inesperado recordatorio de 1995 de la princesa Diana en el libro de visitas del hogar de rugby galés. Por aquel entonces, cuando era un tímido joven de 12 años, acompañó a su madre al mismo estadio y firmó su nombre bajo el de ella con una caligrafía perfectamente legible. Al contrario que ahora, a su regreso junto a la duquesa Catherine. Ella también dejó su firma, aunque en su caso fue un elegante Catherine.

El príncipe Guillermo y la duquesa Catherine son conocidos aficionados al deporte como hemos visto recientemente en sus numerosas apariciones en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Tanto les gusta y tan en serio se lo toman que incluso no les ha importado competir el uno frente al otro en una emocionante carrera de canoas en la isla de Prince Edward durante su visita a EE. UU. y Canadá. A partir de ahora se embaracarán, pero en un apretado invierno de compromisos.

Agenda próxima
Dentro de dos semanas asistirán en el Royal Albert Hall a la Gala Blanca, a beneficio de la organización Centrepoint, patrocinada por el príncipe Guillermo. La cita se celebrará el 8 de diciembre y los fondos recaudados se destinarán a los jóvenes sin techo. Ni que decir tiene que todos los ojos estarán pendientes del look que la duquesa Catherine lucirá para la ocasión. Al día siguiente mostrarán su apoyo a las Fuerzas Armadas al asistir al Torneo Militar británico en el distrito Earls Court de Londres. Una de las más espectaculares exhibiciones militares del mundo entero que ayudará a recaudar fondos en favor de las cuatro organizaciones benéficas nacionales de las Fuerzas Armadas. También la Duquesa seguirá su ascendente trayectoria oficial en solitario y no se perderá la inauguración de la nueva galería de Tesoros del Museo Nacional de Historia.

Y finalmente, antes de dirigirse a Sandringham para celebrar la tradicional Navidad Real, los Duques de Cambridge asistirán a su segunda noche de película juntos. Después de haber desfilado el pasado mes de enero por la alfombra roja para el estreno de la exitosa película War Horse,  la pareja reaparecerá de nuevo en Leicester Square para la esperada premiere de El Hobbit: Un viaje inesperado. La película es una adaptación de la famosa novela de JRR Tolkien de la que el padre del príncipe Guillermo es un gran admirador. Durante su estancia en Nueva Zelanda, como parte de su gira para conmemorar el Jubileo de Diamante de la Reina, el Príncipe de Gales tuvo la suerte de conocer el estudio cinematográfico de El Hobbit como regalo de cumpleaños.

 

  VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie