Se busca criada de confianza, interesados contactar con la reina Isabel...

por hola.com

¿Quién quiere entrar a formar parte del servicio de su Majestad? Aquellos que estos días busquen trabajo en el Reino Unido se han encontrado con una más que curiosa oferta a considerar. La mismísima reina Isabel II busca criada de confianza, según explica el anuncio que se ha colgado en la página web de la Casa Real. A cambio de unos 1.475 euros al mes (unos 17.700 euros al año), la elegida se encargará de la limpieza de las residencias reales, el cuidado de las antigüedades y su limpieza, se ocupará también de los huéspedes de la Reina y de organizar las recepciones en la puerta, además de otros eventos.

 

VER GALERÍA


Entre otras cosas, se encargará de “la limpieza de alta calidad, la presentación y atención a los invitados en el área designada, de las habitaciones personales de los miembros de la Casa Real, las suites de los huéspedes, apartamentos oficiales, guardarropas, las estancias del personal, escaleras y pasillos”. Además del “embalaje y desembalaje, plegar la ropa, organizar la limpieza en seco, el cuidado de joyas, limpieza de baños, ayudarles a vestirse si es necesario, y organizar el servicio de bandejas de té y el desayuno” de los huéspedes.

Para ocupar este cargo los requisitos ideales que tiene que tener el candidato son “poseer buenas habilidades de gestión del tiempo, ser capaz de priorizar las tareas y ser de confianza y puntual; debe ser meticuloso con una especial atención a detalle, y debe proporcionar los más altos estándares de servicio y atención”. Además tiene que "poseer una disposición amistosa, amable y accesible con la capacidad de mantener la confidencialidad”. Se trabajarán 40 horas a la semana, incluyendo los fines de semana, y además se requiere estar disponible para viajar, además el candidato debe estar disponible para pasar al menos pasarán 3 meses fuera de Londres. ¿Te interesa? Seguro que la reina Isabel recibe a los aspirantes...

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie