El cariño de la gente y un adiós: el príncipe Guillermo y la duquesa de Cambridge, la cara y la cruz de un día separados

Mientras el Príncipe despedía a la que fue su niñera, la duquesa Catherine visitó el noreste de Inglaterra en solitario

por hola.com

Iba a asistir con su marido, pero un contratiempo triste de última hora hizo que tuviera que acudir en solitario. La duquesa Catherine viajó al noroeste de Inglaterra, su primer viaje oficial a esta zona del país, donde visitó el centro cívico de Newcastle y cumplió con la agenda oficial inicialmente prevista para dos. Mientras el príncipe Guillermo daba su último adiós a su antigua niñera, la Duquesa se encargó de llevar el peso de los cuatro compromisos previstos en los que, una vez más, se ganó el afecto y la atención de la gente con su naturalidad.

Luciendo el mismo abrigo en tono granate que llevó las pasadas Navidades en la cita familiar en Snadringham, Catherine se acercó a los más pequeños que habían esperado durante largo rato a que apareciera. Uno de ellos protagonizó la divertida anécdota de la mañana cuando, sin esperanzas de que le dijera que sí, alargó los brazos hacia la Duquesa pidiéndole un abrazo. Y ella se lo dio. El pequeño, que formaba parte de un grupo de escolares, se llevó la sorpresa de su vida. Entre sonrisas y muy cercana, Catherine estrechó manos y aceptó un ramo de flores que le entregaron a su llegada.

Mientras ella se bañaba en cariño y expresiones de sorpresa, el príncipe Guillermo afrontaba un momento triste. Dio su último adiós a su querida niñera Olga Powell, la mujer que se refería a él y a su hermano, el príncipe Harry, como a “mis nietos”. Acompañado por las hermanas de la princesa Diana, lady Sarah McCorquodale y la baronesa Jane Fellowes, el futuro Rey dejó a su esposa, la Duquesa de Cambridge, a cargo de las obligaciones oficiales en el noreste de Inglaterra, mientras él asistía al funeral de su antigua niñera en Harlow, Essex, a título privado.

VER GALERÍA

Se cree que también el príncipe Harry, actualmente de servicio en Afganistán como copiloto artillero de un helicóptero Apache, transmitió su pésame a la familia. Apenas el mes pasado, Olga escribió al tercero en la línea de sucesión al trono deseándole suerte en su despliegue y compartiendo sus preocupaciones por sus seguridad. Poco después de que enviara en septiembre la carta, Olga falleció de un ataque al corazón a los 82 años.

Desde hace 15 años, Olga era una presencia amable en el palacio de Kensington, que dispensaba abrazos y, si era necesario, una palabra de represión firme. Su recompensa fue que los chicos la han querido y la han considerado como a un miembro más de la familia y, por supuesto, la antigua niñera no faltó el año pasado a la Boda Real.

VER GALERÍA

En una entrevista concedida poco antes del enlace de los Duques de Cambridge, ella declaró: “Tengo una relación muy normal con ellos” refiriéndose a los príncipes Guillermo y Harry. “Su educación fue muy normal. Sus padres querían que tuviesen una infancia común. Si ellos veían un charco de barro en el querían saltar, saltaban”. Olga tenía 52 años y había perdido recientemente a su marido cuando comenzó a trabajar para el príncipe Carlos y la princesa Diana, cuando el príncipe Guillermo sólo tenía seis meses de edad.

Fue un día intenso para la pareja que terminó en una reunión familiar en un local de Mayfair con la princesa Eugenia, su novio Jack Brooksbank y Pippa Middleton. Los cinco pasaron juntos la velada en el exclusivo club Loulou.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie