Las imágenes más simpáticas del Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles

por hola.com

VER GALERÍA

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA FOTOGRÁFICA

 

El Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles han hecho de la simpatía, la espontaneidad y el humor inglés la nueva seña de identidad de sus apariciones públicas y oficiales. Las nuevas maneras de la pareja real han rejuvenecido sus compromisos y les han acercado a su público. El príncipe Carlos, gentleman por excelencia, se ha sacudido el exceso de formalidades y ha dado rienda suelta a su chispa natural. Ahora lo mismo se convierte por un día en el hombre del tiempo y predice nubes y chubascos en las residencias reales; que en un conmovedor discurso con motivo del Jubileo de Diamante de Isabel II se dirige a su madre, la Reina, como “Majestad… Mami”; que pone a saltar y a gritar a un auditorio al recordar a su padre enfermo -“la única cosa triste en esta noche es que mi padre no ha podido estar aquí... Pero, damas y caballeros, si gritamos lo bastante fuerte, él podría oírnos en el hospital y mejorar” (cientos de personas rompieron en alirones de “Felipe, Felipe”)-; que busca postales y se bebe una pinta como haría cualquier turista en Truro. También la duquesa Camilla ha desatado el corsé protocolario y se ha mostrado más abierta y cercana en sus actos oficiales. La hemos visto como avezada cuentacuentos -la práctica de abuela se nota-; gran amiga de los animales, a pesar de los sustos, en el nuevo quirófano veterinario de las islas Scilly, y de los niños en una escuela de primaria. Ahora son la alegría de los Windsor.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie