La duquesa de Cambridge representa al príncipe de Gales por primera vez en una cena de gala

Carlos de Inglaterra tuvo que cancelar su asistencia a la velada para viajar a Arabia Saudí y presentar sus condolencia a la familia real saudí tras la muerte del príncipe heredero

por hola.com

Catherine Middleton ha demostrado, una vez más, estar a la altura de su papel que le ha tocado representar. La duquesa de Cambridge se vio "sola ante el peligro" en la celebración de una cena en Clarence House en la que el protagonista debía de haber sido el príncipe de Gales, sin embargo por cuestiones de agenda de última hora, Carlos de Inglaterra no pudo acudir a la cita delegando su responsabilidad en su nuera, quien se convirtió en la anfitriona perfecta del evento.

VER GALERÍA


Catherine, que tan solo fue avisada con 24 horas de antelación, fue la encargada de recibir a su llegada a los sorprendidos invitados, quienes jamás se imaginaron que quien les recibiría seria la duquesa de Cambridge y no el príncipe Carlos, quien tuvo que embarcarse en un vuelo a Arabia Saudí para presentar sus condolencias a la familia real del país tras la muerte del príncipe heredero de la corona saudí, Sultán bin Abdul Aziz.

Catherine, a quien tampoco le acompañó el príncipe Guillermo, compartió velada con los 32 miembros de una organización benéfica fundada por el Príncipe de Gales en 1996, y cuya labor es redistribuir los productos donados por los fabricantes y minoristas a obras de caridad en el Reino Unido. "Estamos encantados de que la duquesa haya sido capaz de ocupar el papel de nuestro fundador con tan poco tiempo de margen. Ha organizado una velada muy especial con mucha profesionalidad y encanto" comentó Robin Boles, director ejecutivo de la fundación.  Además de dejar encantados a todos y cada uno de los invitados, la duquesa prometió hablar a sus padres, propietarios de una tienda de artículos de fiesta, Party Pieces, de esta Fundación, para que a partir de ahora colaboraran con sus excedentes.

VER GALERÍA


La duquesa de Cambridge, quien estuvo departiendo con unos y otros antes y después de la cena, eligió para su primer compromiso oficial en solitario, un precioso vestido de gasa gris azulado de tirantes cruzados y pronunciado escote, un corte muy poco o nada habitual en Catherine, quien siempre se decanta por vestidos mucho más recatados. La mujer del príncipe Guillermo también cuidó hasta el mínimo detalle de su peinado, colocándose un semirecogido en su larga melena, dejando ver así una cicatriz de casi 7 centímetros. Los rumores en cuanto a esa cicatriz no se han hecho esperar en la red, y tan pronto como se comenzó a especular con la idea de que Catherine se había colocado extensiones, el Palacio de St James ha enviado un comunicado aclarando esta incógnita. "La cicatriz es resultado de operación a la que fue sometida durante su infancia" rezaba el comunicado, en el que se negaban a confirmar a que tipo de operación se había sometido Catherine por considerarlo un asunto privado.  

VER GALERÍA

Ahora, y una vez ha pasado con nota su primer acto en solitario Catherine Middleton comenzará a organizar su próximo viaje en compañía del príncipe Guillermo. Los duques de Cambridge viajarán el próximo 2 de noviembre a Dinamarca para visitar la sede de alimentos de Unicef, según ha comunicado el Palacio de Saint James. Guillermo y Catherine, que siempre se han mostrado muy solidarios con los más necesitados, recorrerán las instalaciones de la sede danesa de Unicef junto a los príncipes Federico y Mary de Dinamarca. Además de esta visita, los duques de Cambridge mantendrán un almuerzo privado con los herederos daneses en el Palacio Real de Copenhague.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie