La divertida noche del príncipe Harry en Croacia acaba en remojo

por hola.com

El príncipe Harry se ha planteado el verano de tal manera que ha podido combinar a la perfección sus obligaciones con sus días de relax . Después de pasar el último año centrado en sus entrenamientos como piloto de helicópteros Apache y no protagonizar ninguna salida nocturna reseñable, Harry ha decidido “desquitarse” este verano permitiéndose algún que otro “lujo”, que para eso es joven y, de momento, soltero.

VER GALERÍA


A principios de agosto, el hijo menor de Carlos de Inglaterra y Diana de Gales aterrizaba en Mallorca en compañía de su amigo Jake y la familia de este, y aunque se le esperaba verle por alguno de los lugares de moda de la isla, no hubo ni rastro del príncipe, que parecía como si se le hubiera tragado la tierra. Lejos de disfrutar del ambiente balear, Harry parece que se dedicó a descansar y disfrutar de la compañía de su amigo, con el que ha compartido más de una escapada nocturna. El príncipe no había visitado Mallorca desde el año 1988, cuando visito al rey Juan Carlos acompañado de su padre y su madre.

Después de estas mini-vacaciones, Harry, que sabía que guardaba una bala en la recámara para el final del verano, regresó al condado ingles de Suffolk dónde está llevando a cabo el curso de formación como piloto, y aunque allí se dio algún que otro “capricho” como el de reunir a un nutrido grupo de amigos en un exclusivo restaurante del condado cerrando una de sus salas solo para él y sus invitados, el príncipe no protagonizó ninguna salida nocturna.

VER GALERÍA

Pero un poco cansado de ser el chico bueno y formal, que vimos en la boda de su hermano, el príncipe Guillermo, y que hemos visto durante los 12 últimos meses, Harry y sus amigos se cogieron el pasado sábado un vuelo de bajo coste con destino Croacia para dar rienda suelta a sus instintos. El príncipe y el resto del grupo parece haberse alojado en un yate cerca de la bella isla de Hvar, donde la misma noche del día en el que llegaron se dirigieron a la popular discoteca Veneranda. Una vez allí, el príncipe se olvidó por unas horas de cualquier tipo de protocolo para disfrutar al máximo de la noche croata.

Risas, charlas, bailes... y hasta un “chapuzón”, con ropa incluida, es cómo pasó Harry su primera noche de fiesta en Croacia. El príncipe, que fue reconocido por varios de los asistentes al local, sobre todos por decenas de chicas, no dudó en lanzarse a la pequeña piscina del establecimiento para refrescarse y continuar bailando. Al ver que el hijo del príncipe de Gales estaba empapado, los responsables del local le ofrecieron una camiseta, que Harry cambió por su camisa para continuar disfrutando de la fiesta.

VER GALERÍA

Tras esta divertida escapada, a la que Harry ha puesto fin hoy mismo, el príncipe regresará a sus entrenamientos, que le llevarán el próximo mes de octubre a Arizona, en Estados Unidos, donde recibirá la preparación necesaria por si el año que viene acaba realizando algún tipo de misión en Afganistán. Harry estuvo en Afganistán con su regimiento de caballería en 2008 pero debió regresar al Reino Unido antes de lo previsto por razones de seguridad después de que la prensa extranjera revelase su presencia en ese país.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie