El príncipe Friso y Mabel Wisse: primera Boda Real de 2004

por hola.com

Posteriormente, los novios, acompañados por sus testigos, se situaron frente el altar. Entonces, el pastor procedió a preguntar a los testigos si consentían el matrimonio. Todos respondieron afirmativamente. A continuación, el predicador preguntó al príncipe Johan Friso si quería como esposa a Mabel Wisse Smit para amarla y respetarla, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la riqueza... El Príncipe respondió con un en holandés: "Ja". Con la misma fórmula, se dirigió a Mabel quién, sonriendo, contestó un sonoro "Ja". La música, símbolo de la felicidad de los contrayentes -desde este momento, recién esposos por la Iglesia-, envuelvió el templo.

A continuación, tuvo lugar uno de los momentos cumbres, y siempre anecdóticos por los nervios, de la ceremonia: la entrega de los anillos. El príncipe Johan Friso simuló en broma que la alianza de Mabel era demasiado pequeña para su dedo, entonces Mabel lo cogió y lo introdujo perfectamente haciéndole un gesto que parecía querer decir "lo ves qué fácil".

Banquete en Noordeinde
El consejero parroquial A. Valkenburg, que asistió al predicador durante toda la ceremonia, les hizo entrega a cada uno de los contrayentes de una Biblia, conocida en Holanda como Biblia nupcial, mientras les explicaba la importancia de este regalo en su vida matrimonial. Posteriormente, el pastor, que durante la ceremonia tuvo palabras de recuerdo para los progenitores desaparecidos de los contrayentes, informó a los invitados de que se iba a realizar una colecta entre todos los presentes, a favor de una ONG que dedica sus esfuerzos a ayudar a enfermos de sida y de malaria.

Una vez concluida la ceremonia, a los acordes nuevamente de la música de órgano, los novios abandonaron la catedral acompañados por las damitas de Mabel, que vestían un top de satén azul unido por un fajín a una falda larga de crep azul oscuro, y los pajes del príncipe Friso, que lucían chaqueta de etiqueta con pantalón de terciopelo a juego en azul oscuro y un pequeño lazo azul, mientras les tiraban pétalos de rosas. A su salida de la iglesia, Holanda estalló en vítores, felicitaciones, redobles de campanas... La pareja, que correspondió a las muestras de cariño saludando a sus conciudadanos, abandonó el lugar en el mismo Rolls Royce, ahora descapotable, y puso rumbo al palacio de Noordeinde, para celebrar el banquete nupcial junto a sus invitados, unos 1.400. Entre los cuales, además de la [Familia Real de Holanda] al completo y de la de Mabel Wisse, figuraban los reyes Harald V y Sonia de Noruega (Harald es el padrino de Friso); Sheikh Salman y Sheika Halaa Al-Khalifa van Bahrain; el príncipe Hassan bin Talal y la princesa Sarvath El Hassan de Jordania, y los príncipes Kyril y Rosario de Preslav (Bulgaria).

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie