Así despide Holanda al príncipe Claus

por hola.com

Holanda está de luto por la muerte del Príncipe Claus: los molinos holandeses rotan aspas y marcan las ...y 25 en señal de duelo; las banderas de los edificios oficiales ondean a media asta; las campanas del país han enmudecido sus tañidos hasta el próximo día 15 de octubre -fecha en la que se celebrará el funeral de su Alteza Real-; los guardias de palacio lucen la tradicional banda negra; miles de ciudadanos presentan sus respetos y condolencias ... Y la Familia Real llora su ausencia. Llora, pero en silencio.
Todos los acontecimientos públicos de naturaleza festiva han sido cancelados, así como las reuniones de la primera y de la segunda cámara del Parlamento -ambas convocarán, sin embargo, una sesión conjunta extraordinaria en honor al Príncipe-, y los demás actos oficiales serán extremadamente sobrios. La Familia Real, asimismo, respetará el luto hasta la celebración del funeral y no asistirá a ningún tipo de acto.

Dedicatorias para la historia
Holanda vuelve a llorar la pérdida de un miembro real. Los ciudadanos holandeses han salido de sus casas para mostrar su cariño y su respeto al príncipe Claus, a aquel ‘gran hombre’ que por su ingenio, su simpatía, su sencillez y su siempre discreto papel como Príncipe consorte, al lado de la Reina, conquistó sus corazones. Miles de firmas y dedicatorias han sido escritas para la historia en los libros de las condolencias dispuestos en cada ayuntamiento del país, en cada edificio provincial del Gobierno y en todas las embajadas holandesas del extranjero. Exactamente igual que, en 1962, cuando se celebró el último funeral real de la abuela de la actual Soberana, la princesa Guillermina, aunque hoy, cuarenta años después, no existe ya ninguna norma o tradición de luto nacional.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie