Las imágenes que confirman la transformación de Pablo Urdangarin: de discreto hijo de Doña Cristina a rompecorazones en las playas de Bidart

El sobrino de los Reyes está pasando sus vacaciones con sus padres y hermanos en el País Vasco francés y causa sensación en un verano muy especial

INFANTAS BIDART 4021

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Se llama Pablo Nicolás Sebastián de Todos los Santos Urdangarin y Borbón, pero en TikTok ha adoptado el alias de “Pablito Urdangito”. El segundo hijo de la Infanta Cristina y de Iñaki Urdangarin ha alcanzado en muy poco tiempo los veinte mil seguidores en la red social favorita de los adolescentes y hasta tiene su propio club de fans en Instagram -la cuenta “Pablo, grande de España”-. A sus veinte años, el sobrino de los Reyes es un influencer en ascenso, siguiendo la estela de su prima, Victoria Federica de Marichalar.

INFANTAS BIDART 4021©EUROPA PRESS
Pablo Urdangarín©EuropaPress
Pablo Urdangarin se encuentra de vacaciones en Bidart, donde pasa los días practicando surf y jugando a las palas en la arena.

Sin embargo, Pablo no aspira a ser “rey” de las redes sociales. El nieto de Don Juan Carlos y Doña Sofía quiere seguir los pasos de su padre y triunfar en el balonmano profesional. El verano pasado se instaló en Barcelona, donde entrena a diario en las instalaciones del Barça y estudia un grado en Administración de Empresas en el EU Business School. Durante unos meses, se preparó sin ficha en el club catalán. Pero en el mes de julio se confirmó que será uno de los jugadores del conjunto blaugrana en la próxima temporada.

Tras un año de esfuerzo -clases a diario en la escuela de negocios y luego entrenamientos en la Ciudad Deportiva Joan Gamper-, Pablo está disfrutando de sus vacaciones en familia. Se trata de un verano especial para el joven, ya que es la primera vez en tres años que puede pasar estos meses estivales en compañía de su padre con total libertad. En enero, Iñaki Urdangarin recibió el tercer grado penitenciario y en junio se le informó que no tenía que volver a dormir a prisión. El ex duque de Palma está cumpliendo una condena de cinco años y diez meses de cárcel por su papel en el caso Nóos. En pocos meses podrá solicitar al juez la libertad condicional anticipada.

Pablo y Miguel Urdangarin HOLA PLUS©RAM PRESS

Pablo no solo ha heredado la pasión por el balonmano de su padre, sino también un cuerpo atlético que ahora luce en las playas de Bidart, donde pasa los días practicando surf y jugando a las palas en la arena. El apuesto deportista causa sensación en esa localidad francesa del cantón de San Juan de Luz, el sitio predilecto de su familia paterna para pasar el verano. Su abuela, Claire Liebaert, tiene una casa cerca de la playa, que es el punto de reunión de Pablo y sus hermanos.

Su nuevo aspecto físico es el resultado de muchos meses de entrenamiento y gimnasio, una transformación que ahora le ha permitido abrirse un hueco en la plantilla del Barcelona para poder jugar. Al igual que su padre, Pablo es un gran atleta y su sueño es hacer carrera en el balonmano. Es zurdo como Iñaki Urdangarin, pero no juega de lateral, sino de extremo derecho. A sus veinte años, ya ha jugado para el equipo alemán TSV Burgdorf, de Hannover, y el francés HBC Nantes. En pocas semanas, se estrenará en el Grupo B de la División de Honor Plata, la segunda categoría del balonmano español.

Pablo y Miguel Urdangarin HOLA PLUS©RAM PRESS

El hijo de la Infanta Cristina es muy discreto, pero cada vez atrae más la atención de los medios de comunicación. Gracias al balonmano, ya se sabe algo más sobre él. Según su ficha deportiva, le gusta el baloncesto, tocar el piano, ver series de Netflix, y pasar tiempo con su familia. En estos días está muy cerca de su padre, con quien comparte muchos intereses.

En septiembre, Pablo volverá a Barcelona, la ciudad donde pasó sus primeros años de vida. En 2009, los Urdangarin Borbón dejaron la Ciudad Condal para instalarse en Washington, donde vivieron hasta agosto de 2012. Allí llevaron una vida discreta en el barrio de Chavy Chase, uno de los más elitistas de la capital estadounidense. Luego la familia regresó a Barcelona y Pablo volvió a su antiguo colegio, el Liceo Francés de Pedralbes. Pero un año más tarde, se mudaron a Ginebra, en Suiza. Allí, estudió en el colegio Ecolint, el mejor de la ciudad, donde también estudiaban los hijos de la princesa Zahra Aga Khan, amiga de Doña Cristina.