Las funciones de don Felipe como Jefe de Estado

Tras su proclamación como Rey, Felipe VI adopta nuevas funciones que antes correspondían a su padre, don Juan Carlos

por hola.com

VER GALERÍA  

Tras ser proclamado Rey, don Felipe adquiere nuevas funciones que le corresponden como símbolo de la unidad del Estado español. Así, Felipe VI heredará el papel de Jefe de Estado que ha tenido don Juan Carlos durante sus 38 años de reinado, incluyendo funciones en actos estatales como la sanción y promulgación de leyes, la expedición de decretos acordados en el Consejo de Ministros, el nombramiento del Presidente y de los miembros del Gobierno y del Tribunal Constitucional, así como del Presidente del Tribunal Supremo y de los Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas.

Tal y como establece la Constitución, don Felipe pasará a convertirse inmediatamente en el mando supremo de las Fuerzas Armadas, un papel que ha ostentado su padre durante casi 40 años y del que se despidió el pasado 8 de junio durante el Día de las Fuerzas Armadas. También le corresponde el alto patronazgo de las Reales Academias, el poder de conferir los empleos civiles y militares, así como conceder honores y distinciones, y el derecho de gracia, es decir, el indulto.

VER GALERÍA



El hecho de que el rey Felipe reciba la Corona de España de forma hereditaria es, en sí mismo, una representación de su papel como símbolo de la permanencia del Estado. Además, Felipe VI adoptará funciones como árbitro y moderador del funcionamiento regular de las instituciones (convocatoria y disolución de las Cortes, convocatoria de elecciones y referéndum, propuesta de un candidato a presidente del Gobierno, recibir información de los asuntos de Estado y presidir las sesiones del Consejo de Ministros) y como más alto representante del Estado español en las relaciones internacionales, correspondiéndole la acreditación a los embajadores y otros representantes diplomáticos, la manifestación del consentimiento del Estado en tratados y la declaración de la guerra y la paz.

A partir de ahora, será a don Felipe, como Rey, a quien se prestará juramento o promesa por parte del presidente y los miembros del Gobierno, los magistrados del Tribunal Constitucional, el presidente y vocales del Consejo General del Poder, el presidente del Tribunal de Cuentas, el fiscal general del Estado y el gobernador del Banco de España. 

Se añaden a sus funciones los nombramientos del Fiscal General del Estado, el Gobernador del Banco de España y el Presidente del Tribunal de Cuentas. Un complejo papel para el que don Felipe lleva años preparándose y que a partir de ahora desempeñará en compañía de su esposa, la reina Letizia.  

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie