Los Príncipes de Asturias y la infanta Elena presiden el funeral por las víctimas de Santiago de Compostela

Don Felipe, doña Letizia y doña Elena viajaron a la capital gallega para asistir al funeral oficial por los 79 fallecidos en la tragedia ferroviaria

por hola.com

Han sido cientos las personas que han abarrotado esta tarde la Catedral de Santiago de Compostela para recordar una vez más a las víctimas del trágico accidente ferroviario del pasado día 24 de julio en Angrois, apenas a unos kilómetros de la capital gallega. El funeral oficial en recuerdo de los 79 fallecidos ha comenzado en torno a las siete de la tarde y desde minutos antes, eran cientos las personas y peregrinos de todo el mundo que se congregaban en la Plaza del Obradoiro, a las puertas de la Catedral, donde han ido depositando mensajes, cartas y flores en recuerdo de los fallecidos y han tratado de hacerse un hueco en el templo para asistir al oficio religioso.

La misa estuvo presidida por los Príncipes de Asturias, así como la infanta Elena, que se desplazó a Santiago desde Mallorca, donde ya ha comenzado sus vacaciones. De luto riguroso, los miembros de la Familia Real fueron recibidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su esposa Elvira Fernández, y por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Don Felipe y doña Letizia, al igual que los Reyes, ya habían estado en la capital para visitar a los heridos la pasada semana.

 

VER GALERÍA

 

A ellos, se han unido en la Catedral personalidades políticas de varias comunidades autónomas, aquellas en las cuales ha habido víctimas, que han mostrado así su apoyo a las familias de los fallecidos. El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y la titular de Fomento, Ana Pastor, estuvieron presentes. Los presidentes de Cantabria, Ignacio Diego, de Canarias, Paulino Rivero, de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, Euskadi, Íñigo Urkullu, Andalucía, José Antonio Griñán, La Rioja, Pedro Sanz, y Extremadura, José Antonio Monago, también viajaron a la capital gallega.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; y la vicepresidenta del Gobierno de Cataluña, Joana Ortega, junto a la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, el líder del PSdeG, Pachi Vázquez, los portavoces del PP en el Congreso, Antonio Alonso, y en el Senado, José Manuel Barreiro, la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, el alcalde de la capital gallega, Ángel Currás, y otros regidores como la madrileña Ana Botella participaron en este homenaje. Embajadores y cónsules de países como Francia y la República Dominicana están entre los asistentes, en representación de las víctimas de esos países que también perdieron la vida en el accidente. Bomberos, policía, miembros de los servicios de rescate que participaron en las labores de rescate de víctimas y heridos también estuvieron en el templo.

 

VER GALERÍA

La solidaridad de los gallegos, presente en la homilía

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, fue quien ofició la misa, junto a los obispos de otras catedrales gallegas, un funeral oficial, no de estado (este está reservado a jefes de Gobierno y, en ocasiones, víctimas terroristas) , en la que ha estado más presente que nunca el recuerdo de los 79 fallecidos y el más de un centenar de heridos, muchos de los cuales permanecen aún ingresados en el hospital. En su homilía, Julián Barrio recordó a los fallecidos del accidente de autobús de Italia, que ocurrió este mismo lunes día 29 de julio, y transmitió el mensaje de consuelo del Papa Francisco y recordó el trabajo de todos los que se volcaron en el rescate, tanto el de los servicios oficiales como de los vecinos de Angrois. "La solidaridad ha sido un signo de luz en el misterio de la muerte y del dolor" dijo. Una vez finalizada la misa, los Príncipes y la Infanta, además de las autoridades, dieron el pésame personalmente a los asistentes, momentos muy emotivos en los que don Felipe, doña Letizia y doña Elena acompañaron a las familias en su dolor.

 

VER GALERÍA

El accidente más grave del año

El maquinista del tren siniestrado ha quedado por el momento libre con cargos -se le imputan 79 delitos de homicidio-, tras admitir que se despistó y que por eso no pudo frenar a tiempo (circulaba al doble de la velocidad permitida en un curva lo que provocó la tragedia).

El día 24 de julio a última hora de la tarde se conocía la terrible noticia del descarrilamiento del tren que viajaba a Santiago desde Madrid, en Angrois, la más grave tragedia ferroviaria de este 2013. Desde diversas partes del mundo se siguió con atención el fatal desenlace de este suceso, ya que en el convoy viajaban no sólo ciudadanos españoles sino gente de otros países. La solidaridad del pueblo gallego tras el accidente y la labor de los vecinos de la zona de Angrois, los primeros en llegar al lugar, quedará siempre en el recuerdo, así como los cientos de mensajes de apoyo que inundaron las redes sociales. El Ayuntamiento de Santiago de Compostela ha acordado conceder la Medalla de Oro de la ciudad a los vecinos del citado barrio "por su actitud ejemplar" al ayudar a las víctimas.

 

VER GALERÍA

 

Don Juan Carlos dijo en su visita de la pasada semana: “Toda España está pendiente de esto y todos los españoles se unen al dolor de las familias de los muertos”. El príncipe Felipe destacó el valor de los vecinos de Angrois y de los gallegos cuando visitó a los heridos en el hospital. “En un momento dado, la vida nos pone a prueba y vosotros habéis demostrado coraje para ayudar en un momento muy difícil. Habéis dado un ejemplo al mundo. España puede estar orgullosa de Galicia y los gallegos muy orgullosos por esto”, aseguró.

 

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie