Con motivo del cercano cumpleaños de la Princesa de Asturias recordamos los aniversario de los Reyes y el Príncipe de Asturias

Cuarenta velas en Palacio: así pasaron su 40º cumpleaños los miembros de la Familia Real

por hola.com

Muchos cumpleaños felices se han celebrado en Zarzuela y, entre tantos y tantos, se ha vivido con especial ilusión o se ha marcado con especial interés el de la entrada a los cuarenta que la princesa Letizia celebrará este próximo sábado. Un aniversario señalado para todos y que en el caso de los miembros de la Familia Real española coincide con significativos momentos de su vida personal y pública. Con motivo del cercano cumpleaños de la Princesa de Asturias recordamos cómo soplaron las cuarenta velas los Reyes y el Príncipe de Asturias:

El rey Juan Carlos
Los cuarenta del Rey discurren en paralelo con la historia de España: son años de celebración y júbilo para el monarca y para el país. Don Juan Carlos acaba de estrenar su reinado. Ha logrado hacer realidad sus sueños de recuperar el trono y, no sólo eso, tiene oficialmente por Real Decreto un Heredero. Son los años en los que despliega todas sus armas -sonrisa, cercanía, comunicación, simpatía, humanismo, amabilidad, cariño- para cambiar definitivamente el destino de la nación. Son los años de los posados del matrimonio con sus hijos pequeños. Son los años del blanco y negro al color.

 

VER GALERÍA



La reina Sofía
El cumpleaños especial de la Reina fue como se intuye el de los cuarenta. El rey Juan Carlos le preparó a doña Sofía una gran sorpresa. Conociendo el amor que su esposa siente por su familia, durante los días anteriores a la fecha se dedicó a preparar con todo sigilo lo que habría de ser su regalo de cumpleaños. Contando con la colaboración de muy pocas personas -quería que fuera un secreto para todos-, el Rey llamó, hizo las gestiones y habló con quien hizo falta. Después de hacer cómplice a su hermana la infanta Pilar que dejó su casa de Somosaguas para celebrar la fiesta de cumpleaños, por fin llegó el señalado día.

El 2 de noviembre, todos esperaban a doña Sofía en la casa de los Duques de Badajoz: sus cuñadas, las infantas Pilar y Margarita, con sus esposos; los Condes de Barcelona, amigos, algunas personalidades del Gobierno... y todos fueron dando sus regalos a la Reina, hasta llegar el turno a don Juan Carlos. Después de un momento de expectación, el Rey se acercó a una puerta cercana, la abrió e hizo entrega a la Reina de su regalo: allí, en una habitación contigua, estaban su madre, la reina Federica; sus hermanos, los reyes Constantino y Ana María, y sus primos, el príncipe Karl de Hessen y su esposa, Yvonne, con los que doña Sofía había pasado los más felices años de su niñez. Don Juan Carlos les había hecho llegar a todos en el mayor sigilo, alojándoles en el hotel Ritz para que su esposa no sospechara nada. Era el mejor regalo que la Reina podía esperar, Y lo agradeció efusivamente.

 

VER GALERÍA


El Príncipe de Asturias
Tampoco don Felipe de Borbón celebró la entrada a los cuarenta el 30 de enero de 2008 como un cumpleaños cualquiera. No marcó el cambio de década ni trabajando ni con una gran fiesta ni concediendo un entrevista como había hecho en anteriores ocasiones, sino haciendo partícipes a los españoles de su felicidad. Difundió nuevas imágenes suyas en familia, acompañado por su esposa, la princesa Letizia, y por sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, así como otras más formales en las que aparecía despachando junto a su padre, el Rey.

Unas eran estampas familiares de gran sencillez que ilustraban lo felices que son los Príncipes de Asturias como matrimonio y como familia con sus pequeñas. Que reflejaban la naturalidad de una pareja que se quiere en un contexto cotidiano, como el de cualquier familia española, apartado de las antigüedades y filigranas palaciegas: los Príncipes, sentados en un sofá de su casa o en torno a una mesa camilla, entreteniendo a sus hijas con unos cuentos; paseando por los jardines de Palacio con las niñas o enseñando a montar en bicicleta a la infanta Leonor. Que mostraban a un hombre satisfecho con su vida en todas sus facetas, en la personal y en la pública.

Otras presentaban al príncipe Felipe como un hombre templado, que asumía, a sus casi 40 años, su papel de Heredero al Trono trabajando al lado de su padre con lealtad y aprendiendo de él, su gran maestro, el oficio de reinar.

Labor que desempeñará junto a doña Letizia, su gran apoyo a lo largo de estos ocho años de matrimonio. La Princesa cumple el próximo sábado los cuarenta y, como el Príncipe, también ella lo celebrará de manera especial. El señalado aniversario coincide como los anteriores con la vuelta al cole de sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, y, de manera excepcional, con la presentación de la nueva página web de la Casa Real y el nuevo protagonismo oficial de la infanta Leonor, junto al Rey y el Príncipe de Asturias, con el que se da una imagen de continuidad a la Monarquía.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie