En una intensa jornada en la que también han visitado el Laboratorio Ibérico de Nanotecnología y han mantenido un encuentro con políticos lusos

Los Príncipes de Asturias asisten a la cena ofrecida en su honor por el presidente de Portugal

Don Felipe llama a 'poner de lado el fatalismo' y a apostar por Europa

por hola.com

VER GALERÍA


El segundo día de la visita oficial a Portugal de los Príncipes de Asturias concluía por la noche con una cena ofrecida en su honor por el presidente de la República en el Palacio de Queluz, en las cercanías de Lisboa. Doña Letizia eligió para la ocasión un vestido de guipur negro y seda nude con los hombros descubiertos, de Felipe Varela, y un recogido muy favorecedor. La princesa llegó del brazo de su esposo a esta recepción, donde fueron saludando a distintas personalidades de la vida portuguesa antes de entrar al salón donde tuvo lugar la cena oficial. Don Felipe pronunció un discurso en el que destacó el valor de la aportación de España y Portugal a la Unión Europea.


VER GALERÍA


En su segunda jornada de visita oficial al país vecino, los príncipes viajaron desde Lisboa a la ciudad de Braga para visitar el Laboratorio Ibérico de Nanotecnología, el principal proyecto científico de España y Portugal, que fue inaugurado hace tres años por don Juan Carlos y el presidente de la República portuguesa, Aníbal Cavaco Silva. Con su presencia, don Felipe y doña Letizia han respaldado este proyecto que aspira a convertirse en centro de referencia internacional a pesar de la crisis económica.


VER GALERÍA


Los príncipes, acompañados por el director del centro, el gallego José Riva, y el subdirector, el portugués Paulo Freiras, recorrieron las instalaciones de este laboratorio, que cuenta con una extensión de 20.000 metros cuadrados en los que trabajan un centenar de personas, la gran mayoría investigadores, de 19 nacionalidades diferentes, para explorar las muchas posibilidades de la nanotecnología, la ciencia de lo más pequeño.

Don Felipe y doña Letizia observaron cómo se opera en la llamada "sala limpia", uno de los espacios libres de vibraciones, polvo o partículas contaminantes, condiciones imprescindibles para llevar a cabo experimentos de gran precisión. También comprobaron "in situ" el funcionamiento de uno de los microscopios electrónicos más avanzados que posee el centro, en el que los trabajos han comenzado progresivamente -ya son cerca de un centenar los empleados que diariamente acuden a sus instalaciones- y que está previsto que se encuentre al cien por cien en 2015. El jefe de uno de los proyectos que ya está en marcha en el centro, el investigador chino Lifeng Liu, también acompañó a los príncipes, que culminaron su visita en el laboratorio de radiofrecuencia y magnetometría.

VER GALERÍA


Tras su visita, los herederos regresaron a Lisboa, donde se reunieron con destacadas personalidades del mundo empresarial, cultural y social luso. "Debemos poner de lado el fatalismo y el derrotismo para enfrentarnos con coraje, con determinación y con agilidad a los retos del momento, y abordar los problemas con inteligencia y la vista puesta en el futuro. Vivimos tiempos muy difíciles en España y en Portugal, pero también en el resto de Europa", dijo don Felipe durante el encuentro.

El viernes termina su periplo luso y el sábado acompañarán a don Juan Carlos y doña Sofía en el Día de las Fuerzas Armadas, que se celebra en Valladolid. Pero antes de regresar a España, los príncipes presidieron un encuentro empresarial organizado por la Cámara de Comercio e Industria Luso Española y almorzaron con el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho.

VER GALERÍA


El primer ministro luso y su esposa, Laura Ferreira, ofrecieron un almuerzo en honor de don Felipe y doña Letizia y después pasearon por los jardines y su residencia oficial, que forma parte de un mismo complejo arquitectónico con la Asamblea de la República. Mientras el príncipe de Asturias y Pedro Passos Coelho hablaban de diferentes temas, probablemente abordarían la situación de crisis mundial, la princesa y Laura Ferreira, ambas muy elegantes, charlaban animadamente unos pasos por detrás.

Como cierre de la visita a Portugal de los príncipes de Asturias, el jefe de Estado luso, Aníbal Cavaco Silva, y su esposa, María Cavaco, volverán a acompañarles en la entrega de los premios de patrimonio arquitectónico Europa Nostra, una organización presidida por el tenor Plácido Domingo que vela por el patrimonio histórico del Viejo Continente.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie