La infanta Elena cumple con la tradición de la familia real de venerar al Cristo de Medinaceli

por hola.com

VER GALERÍA

 

Llueva, nieve o granice... la visita a la basílica madrileña de Jesús de Medinaceli cada primer viernes de marzo es sagrada para miles de fieles, incluidos los miembros de la familia real. La infanta Elena cumplió este año con la centenaria tradición familiar de venerar al Cristo, que se remonta a finales del siglo XVII, después de que la imagen, tallada por encargo del duque de Medinaceli, fuera recuperada de manos de los musulmanes. La imagen fue rescatada el viernes de Cuaresma de 1682 -fecha que coincide con el primer viernes de marzo- y, desde entonces, surgió la devoción de rezar y besar el pie de la imagen de Jesús Nazareno, al que los fieles piden miles de milagros.

Doña Elena, con una estilosa gabardina roja por la probabilidad de chubascos, ha llegado sobre las diez de la mañana al templo, ha saludado a varios frailes capuchinos, encargados de custodiar la imagen, y ha respondido a las numerosas muestras de afecto de los feligreses, que la han recibido entre aplausos. Una vez en el interior, mientras el órgano de la iglesia interpretaba el himno nacional, la infanta se acercó al Cristo, una talla de la escuela sevillana que data de 1640, a la que ha besado el pie derecho, como marca la tradición, y se ha apartado después para rezar unos instantes ante el altar, antes de saludar en la sacristía a los frailes capuchinos.También al salir del templo, ha respondido sonriente a los saludos de los fieles, se ha detenido a hablar con algunos voluntarios del Samur y se ha despedido de los religiosos antes de partir... Quizás con la gracia de algún deseo.



VER GALERÍA

 

El riesgo de lluvias no ha disminuido el poder de convocatoria del Cristo. Más gente que nunca se ha acercado a pesar del clima hasta la Básilica del Cristo de Medinaceli, para cumplir con la tradición de besar los pies a la imagen y pedir tres deseos. Los que más se repiten son trabajo y salud, pero también hay peticiones de paz, amor... Dios dirá.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie