La declaración de Iñaki Urdangarín concluyó sin petición de medidas cautelares

Ha insistido en negar que haya ordenado, consentido o conocido la presunta malversación de fondos públicos que el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, y la Fiscalía Anticorrupción atribuyen al Instituto Nóos, que presidió de 2003 a 2006

por hola.com

Iñaki Urdangarin ha llegado a las 09.23 horas a los Juzgados de Palma para iniciar la segunda jornada de declaración por su presunta implicación en las actividades irregulares del Instituto Nóos, que presidió entre 2003 y 2006.

Como ya hiciera ayer, el duque de Palma ha entrado a pie por la puerta trasera de la sede judicial acompañado de su abogado, Mario Pascual Vives, y ha saludado a los periodistas con un "buenos días" antes de acceder al edificio de los Juzgados. Por su parte, Pascual Vives ha dicho que Urdangarín volvía a los Juzgados "con ganas de seguir explicándose ante el juez" y que sigue manteniendo que su esposa, la infanta Cristina, no tiene ninguna implicación en el caso.

El duque de Palma ha dicho este domingo al juez que desconoce la existencia de una trama de empresas urdida supuestamente por él y por su exsocio Diego Torres para desviar dinero público obtenido por el Instituto Nóos, tal y como sospecha la Fiscalía Anticorrupción. Esta supuesta trama estaría formada por la inmobiliaria Aizoon (propiedad de Urdangarín y su esposa, la infanta Cristina), Nóos Consultoría, el bufete Tejeiro, Virtual Estrategies, Intuit, Shiriaimasu y De Goes Center for Stakeholder Management, vinculadas a Torres y familiares suyos.

El duque de Palma ha vuelto a alegar varias veces que él no llevaba la gestión de las empresas, sino que de eso se encargaba Diego Torres y los hermanos Miguel y Marco Antonio Tejeiro, cuñados de su exsocio y que ejercieron de contable de las sociedades y de contable de Nóos, respectivamente. El juez ha interrogado a Urdangarin acerca de las declaraciones policiales hace unas semanas de varios empleados de las empresas, algunos de los cuales afirmaron no saber qué sociedad les pagaban o incluso dijeron no haber trabajado prácticamente para ellas. A este respecto, el duque de Palma ha dicho que no sabe nada del tema, ya que era Marco Antonio Tejeiro el que llevaba la contratación de personal.

Sobre la factura por 400.000 euros que debía el Govern balear a Nóos por la celebración de un foro deportivo cuando Urdangarin ya había dejado la presidencia de este organismo sin ánimo de lucro, en el año 2006, ha reconocido que él llamó en dos o tres ocasiones al ex director general de Deportes de Baleares José Luis "Pepote" Ballester con el fin de mediar para que se pagara esta cantidad a Diego Torres, quien lo sustituyó en la presidencia de Nóos.

El duque de Palma sí ha admitido ante el instructor que siguió trabajando con su socio, Diego Torres, a pesar de los consejos que le hizo la Casa del Rey en marzo de 2006 para que dejase sus negocios con el Instituto Nóos, y ha especificado que realizaron juntos cuatro proyectos a partir del año 2008.

Aún así, el marido de la infanta Cristina entiende que con estos trabajos no estaba desoyendo los recomendaciones de la Casa del Rey, que en marzo de 2006 le conminó a desvincularse de Nóos, ya que los cuatro proyectos a los que se ha referido no los hizo a través de este organismo, sino que se trataron de colaboraciones personales directamente con Diego Torres.

Fuentes jurídicas explicaron que el juez Castro ha preguntado al yerno del Rey sobre un correo electrónico remitido en el año 2008 y en el que Torres y Urdangarin hablan de "cinco proyectos pendientes". El imputado, según las mismas fuentes, ha reconocido que finalmente participó en cuatro de estos proyectos, relativos en su mayoría a eventos deportivos.  En la declaración realizada ayer, el marido de la infanta Cristina dijo que "rompió" con el Instituto Nóos en marzo de 2006 y que no volvió a mantener relaciones con el organismo más allá de esa fecha.

Según han informado fuentes judiciales, Castro ha concluido su interrogatorio en torno a las 17.10 horas y ha dado paso a las cuestiones que quieran plantear al duque de Palma los fiscales Juan Carrau, Pedro Horrach y Miguel Ángel Subirán. Tras los representantes del ministerio públicos comenzará el turno de las acusaciones particular, ejercida por la Comunidad Autónoma de Baleares, y popular, que impulsa el sindicato Manos Limpias. Posteriormente será el turno de su defensa, ejercida por Mario Pascual Vives, y de los letrados que representan al resto de imputados en las 25 piezas separadas que conforman el caso Palma Arena, que son casi 60 abogados.

El esposo de la infanta Cristina declaró ayer durante ocho horas y media ante el instructor del caso Palma Arena, José Castro, al que insistió en que él no participaba en la gestión administrativa y contable del Instituto Nóos ni de las empresas vinculadas que son objeto de investigación por presunto desvío de fondos públicos.

La declaración de Iñaki Urdangarin ha concluido esta madrugada sin petición de medidas cautelares contra el duque de Palma. En los dos días que lleva declarando, Iñaki Urdangarín ha insistido en negar que haya ordenado, consentido o conocido la presunta malversación de fondos públicos que el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, y la Fiscalía Anticorrupción atribuyen al Instituto Nóos, que presidió de 2003 a 2006. Desde que comenzó el sábado su comparecencia en los juzgados de la capital balear, el duque de Palma ha rechazado cualquier implicación en las supuestas irregularidades de Nóos, entidad sin ánimo de lucro; ha atribuido la responsabilidad de la gestión de las empresas investigadas a su socio, Diego Torres, y ha desligado de sus actividades profesionales a la infanta Cristina.


Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie