La infanta Cristina regresa a España para apoyar a su marido, Iñaki Urdangarín

Veinticuatro horas después de que Urdangarín aterrizara en Madrid en un avión de American Airlines procedente de Filadelfia, la infanta Cristina llegaba en el mismo vuelo a primera hora de esta mañana al aeropuerto de Barajas

por hola.com

En la prosperidad y en la adversidad. Doña Cristina apoya en todo a su marido, Iñaki Urdangarín, y lo demuestra especialmente ahora: en el momento más difícial de su vida. La infanta ya se encuentra en España para estar junto al duque de Palma que afronta sus peores días por su imputación en el caso Palma Arena y su declaración ante el juez José Castro este sábado 25 de febrero. Veinticuatro horas después de que Urdangarín aterrizara en Madrid en un avión de American Airlines procedente de Filadelfia, la infanta Cristina llegaba alrededor de las 9 de la mañana en un vuelo de Air France procedente de París al aeropuerto de Barajas de la capital española, según han informado fuentes aeroportuarias a Efe.

Desde allí, la infanta se ha dirigido, según las últimas especulaciones, a Zarzuela, donde podría permanecer los próximo dos días y donde, al parecer, Iñaki Urdangarín se reunió ayer con los reyes y, después, con sus asesores legales, según los rumores, del bufete de Horacio Oliva e Ignacio Ayala, para preparar su defensa. Pero no hay consenso sobre el paradero de Urdangarín: unos mantienen que se aloja en una urbanización de lujo, en el chalet de una amiga de la infanta, y otros que se hospeda en palacio. Al duque se le perdió la pista después de que permaneciera en la sala de autoridades del aeropuerto durante 6 horas y abandonara Barajas sobre las 14:00 horas en un coche con rumbo desconocido. Se descarta, eso sí, que en ese tiempo se reuniera con su abogado y portavoz oficial, Mario Pascual Vives, ya que se encontraba en su despacho de Barcelona.

La llegada de la doña Cristina a España coincide con la decisión del juez de dar traslado a las partes (Fiscalía Anticorrupción, la abogacía de la Comunidad Autónoma, el PP y las defensas personales) para que manifiesten si la infanta debe ser citada en calidad de imputada, como solicitó Manos Limpias, la acusación popular. El juez ha dado a las partes un plazo de cinco días, que empieza a computar el 28 de febrero, para que hagan las alegaciones oportunas, concluido el cual el magistrado resolverá sobre la citación real. Antes, declarará el próximo sábado el duque de Palma, que contará con todo el apoyo de la infanta Cristina y, tal vez, también, con su compañía. Se verá.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie