Los Príncipes de Asturias encabezan la delegación española en la beatificación del Papa Juan Pablo II

por hola.com

Tras la boda de los príncipes Guillermo y Catherine, don Felipe y doña Letizia han viajado hasta Roma para asistir a la beatificación del Papa Juan Pablo II, una ceremonia histórica -en los últimos diez siglos de la Iglesia católica ningún Papa proclamó beato a su predecesor- a la que no sólo han acudido cientos de miles de fieles sino que ha contado con la presencia de 16 jefes de Estado y seis jefes de Gobierno, así como algunas representaciones de la Unión Europea.

VER GALERÍA


Los Príncipes de Asturias llegaron a la plaza de San Pedro a primera hora de la mañana, donde fueron recibidos por altos cargos del Vaticano, entre ellos los monseñores españoles que prestan servicio en la Secretaría de Estado. Sin embargo, no son los únicos miembros reales que han asistido a la beatificación del papa polaco, ya que también han viajado a Roma los reyes Alberto y Paola de Bélgica; los Grandes Duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa; los príncipes de Liechtenstein, Hans Adam II y María; y los duques de Gloucester por el Reino Unido.

VER GALERÍA



Siguiendo el protocolo, don Felipe y doña Letizia lucieron ropa oscura. En el caso del Príncipe, traje y corbata azul marino, mientras que la Princesa lució un traje negro de chaqueta y fada que combinó con la tradicional mantilla española del mismo color, a diferencia de Paola de Bélgica y la Gran Duquesa de Luxemburgo, que como soberanas fueron de blanco. Los Príncipes de Asturias han sido los encargados de encabezar la delegación española, que ha estado formada por 14 personas, entre ellas el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, la vicepresidenta de la Generalitat de Cataluña, Joana Ortega, la nueva embajadora ante el Vaticano, María Jesús Figa, y diputados de los diferentes partidos con representación parlamentaria, entre ellos la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie