Los Príncipes de Asturias se echan a la mar

por hola.com

La decisión del príncipe Felipe de no participar en la vigésimo cuarta edición de la Copa del Rey de vela, para pasar así más tiempo con su esposa, la [princesa Letizia], embarazada de seis meses, no ha supuesto finalmente la absoluta ausencia de las tradicionales imágenes del Heredero surcando las aguas de la Bahía de Palma y de la Princesa animándole. Los Príncipes de Asturias nos regalaron ayer las fotos más inesperadas del verano al echarse a la mar, por sorpresa, para seguir de cerca el espectáculo naútico, aunque, en esta ocasión, claro está, como meros espectadores.

[Don Felipe] ha podido conciliar su deseo de compartir con [doña Letizia] cada instante de este último verano como pareja, antes de la llegada de su primer hijo a la familia, con su pasión por la vela saliendo a navegar juntos, a bordo de la lancha Somni, desde donde presenciaron la competición y saludaron a algunas de las tripulaciones participantes. Mientras esperaban la salida de los barcos, que se demoró casi tres horas por el mal tiempo, los Príncipes aprovecharon para almorzar en la embarcación y tomar el sol y don Felipe hasta se dio un baño en alta mar.

"Nos quedamos, nos quedamos"
Los arrumacos y gestos cariñosos propios de una pareja enamorada, que espera su primer hijo, tampoco faltaron. Sin importarles los objetivos, el príncipe Felipe y la princesa Letizia se prodigaron numerosas muestras de afecto: caricias, abrazos... Y, cuando no, comentaban el desarrollo de la competición. Doña Letizia, con un polo de color blanco, un pantalón suelto a juego y una visera beige para proteger su rostro del sol, seguía las indicaciones del Príncipe, que llevaba el timón de la embarcación, y conversaba con él sobre el ir y venir de los veleros, entre ellos, el Bribón XIII, con el Rey a la caña.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie