La Familia Real disfruta del mar en Mallorca

por hola.com

El mar ha vuelto a reunir a la Familia Real casi al completo en Palma de Mallorca, donde el Rey, el Príncipe y el Duque de Palma se han enfrentado como contrincantes, cada uno desde su nave, en las regatas Breitling. En esta edición, la embarcación en la que participa don Felipe, el "CAM", se ha impuesto como líder por delante de otras naves reales como el "Bribón", que patronea el Rey, o el "Azur de Puig", que cuenta con Iñaki Urdangarín entre sus tripulantes. La Princesa no quiso perderse la entrega de premios en Puerto Portals, pues el Príncipe recibía de manos de Don Juan Carlos la gorra de oro y plata que le acredita como ganador. Doña Letizia, con unos cómodos pantalones blancos de lino y un blusón estampado en flores rojas, revolucionó y captó la atención de todos a su llegada al puerto.

Doña Letizia, que luce por primera vez su tripita en Palma de Mallorca, llegó un día más tarde que el príncipe, quien desde el pasado jueves se encuentra en la isla balear compitiendo en las regatas, aunque se vio obligado a hacer un paréntesis para asistir a los funerales de las víctimas del incendio de Guadalajara. La Princesa se ha incorporado al fin de semana de regatas, tras presidir con el Príncipe los actos fúnebres. El sábado por la noche se les pudo ver por primera vez, durante unos momentos, juntos en Palma, a su llegada a la cena que la dirección de las regatas ofrecía a los participantes y patrocinadores, en el castillo de San Carles. De la mano, aparecían los Príncipes de Asturias, ella totalmente de negro, con un pantalón pirata, un elegante blusón premamá de raso y unos zapatos con muy poco tacón, que resultan mucho más cómodos en su quinto mes de embarazo. Por su parte, Iñaki Urdangarín llegaba muy sonriente y totalmente de blanco, aunque sin la infanta Cristina.

Doña Cristina tampoco ha podido participar este año en las regatas por su reciente maternidad, a pesar de ser una gran aficionada y una de las competidoras habituales. Quien tampoco se las ha querido perder, aunque este año no ha podido participar, es Harald de Noruega, gran navegante también. Su complicada enfermedad coronaria, que le hizo delegar la regencia en su hijo Haakon, le ha obligado a dejar el timón en manos de su equipo. Hasta la entrega de premios, la reina doña Sofía, la princesa de Asturias doña Letizia y la infanta Cristina con sus cuatro hijos, habían buscado momentos de privacidad en el yate Fortuna para disfrutar en la isla La Cabrera, un espacio casi virgen y absolutamente tranquilo al que solo pueden acceder ciertas embarcaciones con un permiso especial.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie