La reina doña Sofía, un apoyo esencial para Madrid 2012

La soberana encabeza la delegación oficial de la capital española en Singapur

por hola.com

La opinión del jugador madridista no fue compartida por su compañero de equipo, David Beckham, que, acompañado de su mujer Victoria, mostró su apoyo a Londres junto a la princesa Ana de Inglaterra y al primer ministro británico, Tony Blair.

El 'galáctico' inglés acudió junto a su esposa a la residencia de la Alta Comisión Británica en Singapur para asistir a una recepción ofrecida el lunes por el primer ministro. David, que afirmó sentirse muy a gusto en Madrid, del que dijo ser 'un lugar bonito para vivir y jugar al fútbol', reconoció sin embargo que 'sólo hay un sitio para celebrar unos Juegos y ése es Londres’. Para evitar polémicas, la estrella del fútbol calificó a Raúl, su rival en el comité, como ‘un gran jugador y una gran persona, y por supuesto, el capitán de nuestra plantilla’, y bromeó: ‘no voy a decir muchas cosas en su contra ya que quiero seguir en el equipo’.

La capital se engalana
A la espera de que se conozca la sede de las Olimpiadas de 2012, la capital española realiza imparables esfuerzos en apoyo a su candidatura. Por ello y desde el martes, la torre Picasso del Paseo de la Castellana proyecta un haz de luz de cinco mil metros de altura en forma de antorcha que seguirá luciendo hasta horas antes de saber la decisión del comité olímpico, resultado que podrá conocerse desde la pantalla gigante instalada en la Plaza Mayor. Además, los usuarios de tren y metro de Madrid recibirán durante el martes claveles rojos en símbolo del espíritu olímpico que recorre la capital.

Cuando el presidente del COI y sucesor de Samaranch, Jacques Rogge, dé a conocer en Singapur a la ciudad ganadora el miércoles a las 13.30, hora española, miles de personas de las cinco ciudades aspirantes habrán puesto sus ojos en esta pequeña isla del sudeste asiático con la esperanza de ver su ciudad convertida en sede olímpica en 2012.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie