La Princesa de Asturias cautiva a los niños mallorquines

por hola.com

Los médicos recomiendan a las mujeres embarazadas "una vida normal, pero sin excesos". Y, en este sentido, la apretada agenda de los príncipes Felipe y Letizia fijada en su visita oficial a las islas Baleares, con treinta actos en cinco días, supone todo un derroche de actividad para [doña Letizia], que se encuentra en su tercer mes de embarazo. De manera que, por primera vez desde que se convirtiera en Princesa de Asturias, la futura mamá se vio obligada a ausentarse ayer en dos actos oficiales cuya presencia había sido anunciada.

Así, tras la agotadora primera jornada de su viaje, la princesa Letizia se quedó descansando por la mañana en la residencia de Son Vent, de Palma de Mallorca, mientras el [príncipe Felipe] acudía al Parlamento de las Islas Baleares y se reunía, tras disculpar la ausencia de su esposa, con la Mesa y los portavoces de los grupos parlamentarios. A mediodía, la Princesa se incorporó a la visita del Heredero a los municipios de Inca y Sa Pobla. Y lo hizo con las pilas absolutamente recargadas. No en vano, fue la propia Princesa quien le pidió a su esposo, cuando éste se dirigía al coche, que permanecieran más en Inca para saludar a todos los ciudadanos congregados y corresponder, así, a las innumerables muestras de afecto y felicitaciones de este gran baño de multitudes. El mayor de sus dos primeras jornadas en las Baleares.

La Princesa se vuelca con los niños
En el claustro de Sant Domingo, don Felipe y doña Letizia se reunieron con un grupo de representantes del sector industrial y de los sindicatos. Un largo y productivo encuentro en el que se planearon medidas para frenar el declive empresarial de Mallorca, sobre todo en los sectores de la madera, las perlas y el calzado. Y es que en los últimos años el número de empleados en estos tres sectores ha descendido de los 7.000 a los 2.000. Pero, sin duda, fue el tierno encuentro de la Princesa con niños, en edad preescolar, el acto que arrebató más flashes y atención de los medios. Mientras el príncipe Felipe acariciaba a uno de los pequeños, [doña Letizia], agachada, se dirigía a otro. Y, así, daba besos y abrazos a cada uno de los niños que integraban la interminable fila. Y es que la visita de la Princesa de Asturias había dejado desiertas las guarderías.

Desde Inca los Príncipes se trasladaron a Sa Pobla, donde visitaron la cooperativa Esplet y un mercado de productos típicos baleares en el que Doña Letizia probó unos frutos secos -su estado no le impide degustar delicatessen de los sitios que visita-. La pareja se entretuvo nuevamente más de la cuenta saludando a los lugareños. De manera que tuvieron que desplazarse en helicóptero hasta el Hotel Formentor, donde almorzaron con un grupo de jóvenes empresarios, deportistas, diseñadores y músicos. Tras la comida, la Princesa volvió a Son Vent y se quedó descansando, mientras el Príncipe visitó solo la Facultad de Derecho.

La segunda jornada balear de los Príncipes concluyó con una cena en el Palacio de la Almudaina a la que asistieron artistas, políticos, escritores y empresarios mallorquines, entre ellos, la cantante Chenoa, Camiló José Cela Conde, Pau Faner, Carmen Riera, Josep Coll Bardolet, Jaime Anglada, Valentí Puig y Miquel Segura. Hoy dirigirán a Menorca.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie