La Familia Real danesa no se pierde la tradicional cacería Hubertus

El príncipe Christian hizo alarde de la buena relación que le une a sus primos mayores con quienes no paró de bromear y jugar durante toda la jornada

por hola.com

VER GALERÍA

 

La Familia Real danesa estuvo ampliamente representada ayer en la tradicional cacería de Hubertus, celebrada en el parque Dyrehave, a las afueras de Copenhague. El príncipe consorte Henrik, gran aficionado a la caza, fue el encargado de entregar los premios a los ganadores. Junto a él presenciaron la competición desde el balcón del castillo de Eremitage los príncipes Federico y Mary, así como sus hijos, los príncipes Christian e Isabella, y sus sobrinos, los príncipes Nicolás y Félix.

 

VER GALERÍA

 

Los niños disfrutaron más que nadie del espectáculo y se divirtieron de lo lindo en esta nueva reunión familiar. El príncipe Christian hizo alarde de la buena relación que le une a sus primos mayores con quienes no paró de bromear y jugar durante toda la jornada. Además de atreverse a echar un pulso con el príncipe Nicolás, que le dobla en edad, en la balaustrada del balcón, no tuvo reparos en encaramarse a una de las grandes ruedas de un carruaje aparcado a las puertas del castillo y no se dio por vencido hasta convencer a su abuelo para que le prestara los prismáticos para ver la cacería.

También la pequeña princesa Isabella se lo pasó en grande saltando los peldaños de la escalinata y haciendo muecas a sus amigos de la prensa a través de los grandes ventanales de palacio. Ella y la princesa Mary, radiante en su séptimo mes de embarazo de gemelos, pusieron la nota campera con sendos conjuntos compuestos por ponchos de lana gorda, pantalones de sport y botas altas.

 

VER GALERÍA

 

Miles de personas se congregaron para presenciar esta cacería anual que cuenta con un siglo de historia y que incluye pruebas de habilidades, carreras y una cacería en la que las presas son en realidad dos jinetes con un gorro con cola de zorro.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie