Joaquín y Marie de Dinamarca, dos Príncipes 'a la carrera'

por hola.com

Ella nunca fue cursi. A Marie Cavallier, la niña de una familia de cinco hermanos varones, siempre le gustaron las cosas de chicos y adoptó en aquella etapa de la infancia maneras de "marimacho". Parece que no sus maneras, pero sí sus gustos de antaño siguen intactos, entre ellos su pasión por las carreras autmovilísticas.

Su mayor fan
Ya lo reconocía hace algunos meses en una entrevista realizada al diario danés Jyllands-Posten su esposo, el príncipe Joaquín de Dinamarca: "A Marie le encanta el mundo del motor, es uno de sus deportes favoritos, lo mismo que el boxeo. Es un auténtico placer, por eso puedo decir que en mi caso no es sólo cosa de hombres". Eso, que le gustan, y especialmente que uno de los corredores que competían era su marido eran sus motivos para no perderse estos días el Campeonato Nacional de Coches Históricos, en el que el hijo menor de la reina Margarita participa desde hace años.

La [princesa Marie] demostró ser su fan número uno en esta nueva cita automovilística, que será recordada por ser la primera a la que asiste como esposa del [príncipe Joaquín]. La del año pasado también fue clave periodísticamente hablando, porque aquella edición del Grand Prix Histórico de Copenhague se convirtió en el escenario de su primer beso en público y, en consecuencia, del gesto definitivo de que la cuenta atrás para el compromiso real de la pareja andaba cerca. Hoy, doce meses después, mientras la princesa Marie le animaba convertida en esposa, el príncipe Joaquín competía tranquilo por ella, porque sabe que la afición es compartida. Porque son dos Príncipes a la carrera.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie