Así es la iglesia donde contraerán matrimonio el príncipe Joaquín y Marie Cavallier

por hola.com

Cada detalle nupcial es de suma importancia para la pareja que va a convertirse en marido y mujer. A dos meses de la boda del príncipe Joaquín con su prometida, Marie Cavallier, prácticamente todos los preparativos están listos y ya tan sólo queda dar las últimas pinceladas. Han transcurrido seis meses desde que anunciaran el pasado 3 de octubre su compromiso. Atrás quedan ahora las primeras indecisiones en torno a la organización y la celebración de la boda. También, la primeras decisiones. Una de esas primeras y de las más importantes fue la elección de la iglesia de Møgeltønder, en la que la pareja contraerá matrimonio el próximo 24 de mayo.

La iglesia de Møgeltønder, consagrada al patrono de los marineros, San Nicolás, de ahí que se la conozca también por su nombre, está situada en la localidad de Tønder, al sur de la península de Jutlandia, a pocos kilómetros del castillo de Schackenborg, residencia del hijo menor de la reina Margarita II de Dinamarca. Se trata de uno de los principales monumentos arquitectónicos del sur de Jutlandia y en el que recibió el sacramento del bautismo el príncipe Félix, hijo menor de Joaquín y la condesa Alexandra, el 4 de octubre de 2002, en una ceremonia oficiada por el confesor real, Christian Thodberg.

La mayor parte del edificio actual, que se yergue sobre un solar donde hubo con anterioridad otras dos iglesias, tiene unos 800 años de antigüedad. Combina principalmente elementos románicos y góticos y alberga el órgano más antiguo que sigue funcionando en Dinamarca, que data de 1679. Hasta la Reforma protestante pertenecía al obispado de Ribe, para luego pasar a dominio del feudo de Møgeltønder y, desde 1661, del de Schackenborg, por lo que además de ser la iglesia parroquial, funcionó como la iglesia del castillo de los condes de Schack hasta 1970. Ese año volvió a convertirse en una simple iglesia parroquial, propiedad de la comunidad, y el Museo Nacional de Dinamarca inició una ambiciosa restauración que duró 18 años para devolverle el aspecto que tenía a mediados del siglo XVIII. Entre otras cosas, se recuperaron los colores originales del techo y del resto del interior, y se cambiaron los bancos. El último conde de Schack vivió en el castillo hasta 1993, año en el que se mudó a Francia. La Casa Real danesa recuperó el castillo y el señorío de Møgeltønder cuando el príncipe Joaquín se mudó allí ese mismo año.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie