Las Princesas también vuelan

por hola.com

"Después de haber volado una vez, uno siempre caminará por la tierra con la mirada hacia el cielo, pues después de haber estado ahí, uno añorará regresar.", escribió Leonardo Da Vinci... Y quizá esta frase, que ha convencido a lo largo de los siglos a millones de hombres para que probaran ser pájaro convenza, también, a partir de ahora, a la duquesa de Brabante, Matilde de Bélgica, y ésta acabe convirtiéndose en la Princesa que quiere ver el mundo desde el cielo al aire libre.

Grandes alabanzas
Todo podría ser. De hecho, la Princesa no podría haber empezado su aventura aérea con mejor pie ni mayores alabanzas, pues todos los presentes dieron fe de que la futura Reina de los belgas no mostró miedo ni nerviosismo cuando llegó el momento de lanzarse al espacio y se la vio en todo momento disfrutando enormemente de la experiencia de volar.
Apasionado piloto y paracaidista
A su lado, antes de iniciar su primer vuelo en glider, su esposo, el príncipe Felipe quien es un apasionado piloto de las Fuerzas aéreas. No en vano, sirvió a la Armada belga como paracaidista y como instructor de reclutas jóvenes y fue piloto de de un F-16 en la Escuela de Aviación de Gosencourt hasta que, en 1989, después de alcanzar el grado de Coronel del Ejército, continuó sus estudios superiores en la Universidad de Oxford, en Gran Bretaña, y en la Universidad californiana de Standford, donde obtuvo el titulo de licenciado en Ciencias Políticas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie