Así es la espectacular (y otoñal) tarta nupcial de Eugenia de York y Jack Brooksbank

La encargada de elaborar el postre que compone el menú de este sábado es la pastelera afincada en Londres, Sophie Cabot, especializada en el diseño personalizado de flores de azúcar

by hola.com

Fue hace solo unos días cuando la Casa Real británica desveló cómo sería la tarta nupcial con la que Eugenia de York y Jack Brooksbank agasajarían a los invitados a su boda durante la recepción ofrecida en el Castillo de Windsor. La pastelera afincada en Londres Sophie Cabot fue la elegida para elaborar el postre, una 'red velvet' -el clásico dulce de chocolate de color rojo oscuro con cobertura- inspirada en los ricos colores del otoño y que iba a tener al chocolate como uno de sus protagonistas. Este sábado, después de que los flamantes recién casados recibieran el calor de los ciudadanos en su recorrido por algunas de las calles de la localidad situada en el condado de Berkshire, se ha hecho público al fin el pastel de bodas. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

La tarta, de seis pisos de altura, cuenta con elaborados detalles a base de azúcar que simulan las hojas del otoño y que cubren parte del postre, a modo de hiedra que trepa hasta la parte superior. El pastel, aunque tradicional, incorpora también toques modernos gracias a la maestría de Cabot, quien recientemente confesaba que se encontraba muy "emocionada". "Ha sido encantador trabajar con la princesa Eugenia y Jack, y realmente espero que disfruten de la tarta este día", reconocía la repostera. Los novios han prestado atención a todos los detalles, también en lo que respecta a su postre nupcial. En esta ocasión lo más curioso de la tarta se encuentra en su base, donde están plasmadas las iniciales de los dos contrayentes en un color dorado a juego con el soporte que la sostiene. Cabe recordar que el monograma de la pareja no goza de corona, al contrario de lo que sucedía con el de Eugenia de York antes de contraer matrimonio.

VER GALERÍA

"Ha sido el mayor secreto que he tenido que guardar. Estoy encantada y honrada por haber sido elegida para crear algo tan especial y único para esta maravillosa pareja", escribía Cabot esta misma semana en las redes sociales junto a una fotografía en la que aparecía trabajando en una de sus dulces creaciones. La pastelera dejaba además que las cámaras pudieran captar los detalles de azúcar pintados a mano que comenzó a elaborar de cara al pastel real y que constituyen una de las señas de identidad de esta repostera afincada en Londres.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie