Kate Moss

Solo Lila Grace podía eclipsar a Kate Moss de esta forma

La 'top' de los 90 ha acudido al enlace real en compañía de su hija, heredera del estilo 'british' de su madre

by Paula Callejo

La boda entre la princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank no solo ha reunido a la Familia Real británica -casi- al completo en el Castillo de Windsor, sino que también ha contado con personajes destacados del mundo del cine, la música y la moda. A pesar de que, tal y como se podía prever, Kate Middleton y Meghan Markle han sido las invitadas más buscadas del evento, las supermodelos de los 90 han reclamado su trono gracias a sus impactantes looks. Tras la aparición de Naomi Campbell luciendo un Ralph & Russo que ha generado miles de comentarios llegaba Kate Moss junto a la única persona que podría llegar a hacerle sombra: su hija Lila Grace.

La top ha apostado por un estilismo que ha generado debate debido al largo de la falda, que se encontraba en el límite marcado por el estrico protocolo británico que se sigue en este tipo de eventos. La comentada prenda formaba parte de un conjunto blanco con lunares y ribetes en azul marino adornado con botones dorados, al que ha agregado stilettos satinados de un tono de azul ligeramente más eléctrico firmados por Christian Louboutin y bolso de mano a juego. Sin embargo, el complemento que ha transformado el look ha sido, sin duda alguna, el tocado tipo casquete con velo de red con el que ha coronado su característica melena rubia, que ha decidido lucir suelta y peinada con ondas muy naturales.

Kate ha asistido junto a su hija, Lila Grace Moss, quien a pesar de su juventud -tiene 16 años- comienza a definir su estilo propio, que guarda ciertas similitudes con la estética bohemia y relajada que tanto ha caracterizado siempre a la modelo. Para esta destacada cita, la joven se ha decantado por un vestido largo en rosa empolvado confeccionado en un tejido fluido decorado con discretas flores bordadas. Para protegerse del frío otoñal inglés, le ha sumado una chaqueta corta de pelo negra, a tono con el bolso de mano y las sandalias de plataforma. Lila, que acaba de protagonizar su primera campaña de maquillaje para Marc Jacobs, ha escogido un look de belleza muy natural y, al igual que su madre, ha dejado suelto su cabello. También ha rematado su conjunto mediante un tocado, aunque más discreto, compuesto por una diadema con motivos florales de la que partía el velo nude.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie