Bután se prepara para celebrar por todo lo alto la boda del rey Jigme y Jetsun Pema

El monarca más joven del mundo se casa este jueves 13 de octubre y los festejos por sus nupcias se prolongarán tres días

por hola.com

Será la tercera Boda Real del año tras las celebradas en Inglaterra y Mónaco. El próximo jueves, 13 de octubre, el rey de Bután se casa con la joven Jetsun Pema en lo que será un acontecimiento que se celebrará durante tres días. Tras vivir la emoción del enlace de los duques de Cambridge y el del príncipe Alberto de Mónaco con Charlene Wittstock, la democracia más joven del mundo verá por fin cumplido el sueño de su rey.

A sus 31 años, Jigme Khesar Namgyel Wangchuck es considerado el monarca más joven del planeta y ha encontrado en Jetsun Pema a la persona con la que pasar el resto de su vida. Poco se sabe de la joven que ha robado el corazón del rey del pequeño reino himalayo, una bella estudiante universitaria diez años menor que él que lleva meses acompañándole en sus diferentes viajes. Tan sólo que ha estudiado en la India y Reino Unido y es una apasionada de la pintura y el baloncesto. Él mismo nos daba más detalles de Jetsun Pema al hacer público su compromiso: "Es joven, cálida, y de buen corazón y carácter. Estas cualidades, junto a la sabiduría que llegará con los años y la experiencia, harán de ella una gran servidora de la nación".


VER GALERÍA


La boda del llamado quinto 'rey Dragón' de la dinastía Wangchuck tendrá como sede la ciudad de Punakha, antigua capital de verano de la remota nación del Himalaya, de apenas 700.000 habitantes. Es por ello que el monarca, coronado en noviembre de 2008 tras la abdicación de su padre, Jigme Singye Wangchuck, ha pedido que sea una ceremonia modesta y por eso no ha invitado a miembros de casas reales extranjeras. "La satisfacción de mi querido padre y la bendición de nuestro pueblo me darán alegría y felicidad", manifestó.

La boda del Jefe de Estado más joven del mundo se celebrará en el interior del santuario de la fortaleza de Punakha y estará oficiada por el Je Khenpo, un alto líder espiritual del reino, y presidida Jigme Singye Wangchuck, padre del rey.

El dzongda o administrador de Punakha, Kunzang N. Tshering, ha concedido una entrevista al diario Business Bhutan en la que ha hablado de los preparativos de la Boda Real y del entusiasmo con el que se viven los días previos al enlace. “Punakha está lista para albergar este histórico acontecimiento. El pueblo, especialmente aquellos que envueltos en los preparativos, esperamos impacientes el gran día”, ha declarado Tshering.


VER GALERÍA


Según ha explicado el dzongda, el rey quiere que su enlace sea una fiesta familiar, y para él los butaneses también son familia. "Inspirados por el deseo del rey, los butaneses han enfocado los preparativos en procurar un entorno más limpio y verde. El dzong de Punakha ha sido iluminado y se han plantado cientos de árboles y plantas en todos los espacios abiertos, así como a ambos lados de caminos y carreteras", cuenta Tshering.

"El rey se ha asegurado de que todo el mundo será tratado bien, como es su deseo, y ha pedido a la administración del Dzongkhag que acomode a los butaneses para que puedan sentarse durante la Tokha (almuerzo público) y puedan participar de los programas culturales de ese día. Se ha ideado un cobertizo público con acceso adecuado, agua potable, salas de descanso, comida envasada en higiénicos paquetes y por la noche se servirán té y aperitivos", ha contado el dzongda.


VER GALERÍA


Nadie sabe con certeza cuánta gente acudirá a la Boda Real. Se esperan más de 10.000 personas, principalmente de los tres Dzongkhags de Punakha, Wangdue y Gasa, así como otros 700 invitados de Bután y el exterior. De fuera del país sólo se sabe que acudirán 25 embajadores no residentes en Bután con sus esposas.

El menú que degustarán será puramente tradicional. No habrá servicio de catering. En su lugar, los representantes de las poblaciones de los 20 Dzongkhags y 205 Gewogs de Bután aportarán sus mejores platos para el almuerzo.

Jigme Khesar Namgyel es el quinto 'rey Dragón' de la dinastía Wangchuck, dinastía que goza de un gran prestigio en Bután y es célebre por haber ideado el concepto de 'Felicidad Nacional Bruta', que descansa en pilares como la conservación de las costumbres locales, el cuidado por el medio ambiente, el buen gobierno y el crecimiento económico. El montañoso y aislado reino, situado en el sur de Asia, ha apostado en los últimos años por un tímido aperturismo, pero sigue firme en su voluntad de evitar el turismo masivo y de preservar una identidad moldeada, frente a otras minorías, en torno a las tradiciones de la etnia 'drukpa' (dragón), de origen tibetano y que profesa el budismo mahayánico.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie