La divertida jornada hípica de Carolina de Mónaco junto a sus hijas Carlota y Alejandra

Al concurso de saltos también acudió el príncipe Alberto en compañía de su novia, Charlene Wittstock, muy integrada en la familia Grimaldi

por hola.com

Como si fueran tres amigas, la princesa Carolina de Mónaco y sus hijas Carlota y Alejandra disfrutaron de una tarde inolvidable en el Festival de Saltos de Montecarlo. Las tres se mostraron relajadas, sonrientes y muy interesadas en el desarrollo de la prueba hípica. Pero ellas no fueron las únicas integrantes de la familia Grimaldi que difrutaron del espectáculo hípico.

El príncipe Alberto y su novia, Charlenne Wittstock, también presenciaron el campeonato. Ambos llegaron juntos al lugar y se mostraron más unidos y compenetrados que nunca. Charlene volvió a lucir figura con un elegante vestido de cóctel color frambuesa que realzaba su magnífica anatomía. La novia de Alberto II se mostró cómoda y muy segura cuando fue recibida por algunos de los responsables del festival de saltos. Aunque, justo es decir que, en todo momento el Príncipe permaneció a su lado y le dedicó todo tipo de atenciones.

Una más de la familia
Una vez en el interior del recinto, la pareja se sentó junto a Carolina, Carlota y Alejandra. Charlenne aprovechó para charlar y bromear con quien podría convertirse en su futura cuñada, con quien parece llevarse a las mil maravillas. Por su parte, las hijas de la Princesa también mostraron la excelente relación que las une. Carlota Casiraghi estuvo muy pendiente de su hermana pequeña y no dudó en prestarle sus estilosas gafas de sol a la niña, a quien le encanta imitar a su glamourosa hermana.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie