Naruhito y Masako de Japón, orgullosos de su hija, Aiko

Asistieron a la fiesta deportiva que cada otoño se celebra en el jardín de infancia de la pequeña

por hola.com

El orgullo de los padres reinó en el jardín de infancia de Gakushuin de Tokio. Y, especialmente, en el caso del príncipe Naruhito y la princesa Masako, que no pudieron esconder sus miradas y sonrisas de satisfación al ver a su única hija, la princesa Aiko, danzando y trotando junto a sus compañeros de clase. Como cualquier otro niño de cinco años, la pequeña estaba verdaderamente entusiasmada de poder mostrar sus últimos logros a sus papás durante la fiesta deportiva que cada otoño se celebra en su escuela de Tokio. Y consiguió lo que pretendía: fascinó con piruetas y cabriolas a sus progenitores.

Juegos, bailes y canciones
El Heredero al trono japonés y su esposa observaban embelesados cómo su hija, que llevaba un cono floreado, como sombrero, y el uniforme de gimnasia de la escuela, participaba con entusiasmo en una representación de los alumnos mayores del jardín de infancia de Gakushuin, llamada Kobito-San. La princesa Aiko, contagiada por el ambiente festivo, no paró de reír y sonreír mientras saltaba y bailaba con sus amigos una canción. Durante la jornada deportiva, la Princesa -que adora la lucha de sumo- jugó también a la cuerda y participó en una carrera de relevos.

La pareja real no perdió detalle y estuvo pendiente, en todo momento, de capturar para el recuerdo el precioso momento de la infancia de su pequeña, grabando sus logros en una videocámara, cuando no en una moderna cámara digital, desde su asiento en primera fila junto a las otras familias.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie