Así es Santa Marta, la residencia en la que vivirán los cardenales durante el Cónclave

por hola.com

En la Residencia Santa Marta, construcción que se ubica a la izquierda de la Basílica de San Pedro del Vaticano, se alojará el Sacro colegio cardenalicio durante el cónclave que elegirá al sucesor de Juan Pablo II. Esta casa de veinte millones de dólares, que fue mandada construir por Karol Wojtyla para alojar a los ciento diecisiete cardenales procedentes de diversas partes del mundo, es en realidad un hotel de lujo administrado por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

El moderno edificio de planta baja y cinco pisos, fue hace años una fundación del Papa León XIII para albergar a los enfermos de cólera y, más tarde, a los que huían del fascismo. En 1996, Juan Pablo II la remodeló y la destinó al hospedaje de obispos, cardenales y otros miembros eclesiásticos.

Un lugar cómodo y austero
La institución, dedicada a la hermana de Lázaro, que acogió a Jesús en Betania, consta de ciento seis suites, veintidós habitaciones y un apartamento; en total, ciento veintinueve habitaciones con estudio pequeño y baño.

La opulencia del exterior contrasta con la austeridad y comodidad del interior, donde alberga mesas antiguas, un ascensor y un comedor con mesas redondas y cuadradas con letreros en tres idiomas para facilitar el acceso a sus residentes. La capilla, lugar donde se celebra la primera reunión del día, está formada por varias hileras de sillas, aunque sólo las tres primeras tienen reclinatorio. El amplio salón, presidido por una imponente figura de San Pedro, cuenta con sillones de terciopelo verde, una pequeña librería y vidrieras decoradas con escenas de la vida de Santa Marta.

Aislados del mundo, los ciento quince cardenales electores serán trasladados cada día en un minibús hasta la capilla Sixtina, situada a doscientos metros del cómodo hotel.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie