El testamento del Papa y sus últimas voluntades

por hola.com

Agradecimiento personal
En una de las últimas secciones, el Papa expresa su agradecimiento a la Iglesia Católica, a otras religiones -en especial a la judía-, a los artistas, a los científicos y a los políticos por su respaldo durante su Pontificado. Añade además un agradecimiento especial a su secretario particular, [Estanislao Dziwisz], y recuerda a sus padres y hermanos.

A estos deseos y disposiciones se suma un escrito hecho a mano y en polaco, en forma de oración, que ocupa cuatro folios y que inicia con la cita evangélica "Ahí tienes a tu madre" (Jn 19, 27) -la frase que Cristo pronuncia en el Calvario, poco antes de morir- y que, de alguna forma haría referencia a la enorme pérdida que él sufre cuando, siendo un niño, recibe la noticia de la muerte de su madre.

María me acompaña cada día
El Papa recuerda a la Virgen María en sus últimas voluntades como "la primera colaboradora de Dios en la obra de la salvación que, con su ministerio materno, nos guía hacia Cristo" y añade: "He experimentado siempre en mi vida la presencia amorosa y eficaz de la Madre del Señor; María me acompaña cada día en el cumplimiento de la misión de Sucesor de Pedro".

El testamento incluye, también, reflexiones sobre la vida y la muerte valiéndose de la cita bíblica "deberás rendir cuentas de cómo administraste tu tiempo", un repaso de su vida y la petición expresa de que su muerte sea "un don de amor a la Iglesia".

Una prohibición
"A nadie le está permitido tomar con ningún medio imágenes del Sumo Pontífice enfermo en la cama o difunto, ni registrar con ningún instrumento sus palabras para después reproducirlas", escribió Juan Pablo II para evitar lo sucedido con Pío XII, cuando su médico personal, doctor Galeazzi Lisi, vendió las fotos del Pontífice moribundo y con la máscara de oxígeno.
 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie