La fortuna de la princesa Soraya pasa a manos del Estado alemán

por hola.com

La fortuna que el Sha de Persia donó voluntariamente a su esposa, la princesa Soraya, (Soraya Esfandiary Bakhtiary's ) después de verse obligado a repudiarla ( no pudo darle un heredero) pasará a manos del Gobierno Alemán.
El hermano de Soraya, Bijan Esfandiary, que heredó todos los bienes a la muerte de ésta, no ha dejado ningún testamento y todos los demandantes que reclamaban su fortuna han sido declarados impostores por la justicia germánica.
Soraya, la princesa de los ojos tristes, la esposa del emperador Reza Pahlavi (casados en 1951 y divorciados siete años después, en 1958), fue encontrada muerta en su apartamento de París, en el mes de octubre del año 2001. Muy cerca de sus memorias, El palacio de las soledades. Ese libro en el que la Princesa relataba cómo, después de ser repudiada por los Siete Sabios del Irán, recorrió todos los meridianos del mundo buscando una medicina para su corazón.

El testamento y el reparto de su fortuna
Soraya eligió París para morir aún sin saberlo. No obstante, en su testamento dejó instrucciones sobre el reparto de su fortuna y de sus enseres personales - incluidas sus joyas, sus obras de arte y sus pieles- para que fueran subastados. Un legado que debería ser entregado a su único hermano, el príncipe Bijan, quien vivía en Colonia, Alemania, y quien, más allá de lo que Soraya pudo imaginar, decidió morir tan sólo una semana después de que su hermana falleciera.
A pesar de la muerte de éste... la subasta siguió su curso: se vendió un Rolls-Royce Silver Spur, de la década de los ochenta; cientos de objetos decorativos de plata, alfombras orientales. Piezas de mobiliario, pieles, y una importante colección de obras de arte. También, el anillo de compromiso que el Sha le regalara: una alianza de platino con un diamante de casi 23 kilates; y una collar de zafiros diseñado por el joyero italiano Bulgari, valorado en dos millones de euros... Demasiado dinero y ni un solo heredero.
Ninguno de los dos había dejado descendencia directa y el Gobierno alemán empezó a buscar a sus parientes lejanos... A la llamada del Estado se presentaron más de cincuenta personas supuestamente entroncadas con la dinastía de Soraya. Demandantes que exigían sus derechos, pero que resultaron ser verdaderos impostores. Entre ellos, un hijo ilegítimo del príncipe que fue "destronado" al conocerse el resultado de las pruebas de ADN a las que fue sometido.

Con ella se extingue la dinastía
Así, la justicia alemana, sentenció que no había herederos y que la fortuna debía pasar a manos del Estado para su administración. Una fortuna que será destinada a mejorar el alumbrado de las calles, la recogida de basuras y otras carencias de los servicios públicos del Ayuntamiento, en Rhine Westphalia, la zona donde vivió hasta su muerte el príncipe Bijan Esfandiary.
Protagonista de una vida marcada por un implacable destinos. Princesa imperial cuya existencia misteriosa va del cuento real de Las mil y una noches a la más dura novela negra... Bella estéril que no pudo dar hijos al Rey de Reyes, Emperador del Trono del Pavo Real, el Sha de Irán... Errante princesa que buscó el amor y sólo encontró la muerte. Viajera de su soledad, como una hermosa leyenda nómada... Mujer de 69 años que, después de arropar con su leyenda un mundo que ya no existe, se fue para siempre... Con ella, también el legado y la historia de una familia extinguida. La de un padre, que fue un príncipe destronado del desierto y una madre moscovita... El adiós de los Batiak.
"¿Cómo se puede estar triste si se lleva en el corazón un golpe de gacelas… y una margarita? ¿Cómo se puede estar triste cuando el pasado y el futuro existen?", escribió antes del último adiós.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie