FELIPE: PRÍNCIPE DE VIANA

por hola.com

Será Soberano de un continente sin apenas fronteras, con la misma moneda, la misma política. Será europeístas y ejercerá, desde su trono, como Jefe de Estado en el marco de un nuevo milenio, a sabiendas de que el legado de la monarquía no es ningún regalo. Trabajará duramente y podrá al servicio de sus conciudadanos la esmeradísima educación y formación que ha recibido. A cambio, pedirá que se le permita gozar de las ventajas de una sociedad más tolerante y que se le permita ser, a nivel personal, algo más que el heredero de una tradición cimentada en siglos de protocolo y ceremonia.

La perfecta imagen de un heredero
El Príncipe, con expresión dialogante y firme; con la mirada serena y limpia y en una posición abierta, transmite en cada uno de sus actos -el último su visita oficial a Navarra- la perfecta imagen de un heredero que será Rey en el XXI. Viéndole, de hecho, nada parece indicar que, sobre sus hombros lleve el peso histórico de veinticuatro reinos, cinco principados, quince ducados, seis marquesados, veintidós condados y doce señoríos... Que sobre su pecho tuvo, nada más nacer, tres condecoraciones: El Toisón, la real de Carlos III, y la de Isabel la Católica... Que sobre su conciencia pese la responsabilidad de ser, en el futuro, un Rey digno sucesor de su padre, don Juan Carlos de Borbón...

Ganándose la Corona cada día
Él sabe, porque vive en un país democrático, que el Rey legitima, cada momento, su existencia con el trabajo, que la Corona hay que ganársela cada día como si se tratara de un oficio, y que la existencia de la Monarquía sólo quedará justificada por su eficiencia... Por ello, se empeña cada día, en transmitir serenidad y credibilidad, encarnar y proyectar la imagen de una España preparada y moderna. Ser, en definitiva, lo que, según sus palabras, a él le da miedo ser: "Un príncipe perfecto". El Príncipe, que no consiente tratos de favor hacia su persona y que tiene una gran capacidad para el sacrificio, -ejemplo, permanecer diez minutos bajo la lluvia sin perder la sonrisa, en Olite- pone a servicio de todos un gran sentido del humor y un poco de sabiduría... Porque él, sabe un poco de todo. Por ejemplo, de electricidad y de ordenadores, de artes marciales y de conducción evasiva. De Humildad y de generosidad y de responsabilidad...

Acunado por los Beatles
Él pertenece a una generación de españoles que ha crecido en democracia y que se ha visto obligada a vivir un momento de cambios y desafíos históricos. Él nació acunado por los Beatles, en los días revolucionarios del 68. En el año en el que medio planeta contemplaba estupefacto el desarrollo de la Guerra del Vietnam y, el otro medio, celebraba la primavera de Praga y el Mayo francés... Y él sabe que los reinos sólo se ganan pisándolos, conociéndolos palmo a palmo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie