bebé recién nacido con su madre en el hospital©AdobeStock

Recién nacido

Cómo debe dormir un bebé recién nacido

Una de las grandes dudas de las mamás durante los primeros días de vida del bebé es cómo debe dormir. Aquí tienes unos consejos de seguridad que debes tener muy cuenta.

Una de las grandes dudas de las madres sobre el cuidado de sus hijos, es ¿cómo debe dormir un recién nacido? Son muchas las recomendaciones que estamos acostumbradas a escuchar sobre este tema: que duerma siempre boca arriba, no poner peluches ni mantas en la cuna… pero para saber con detalle cuáles son las recomendaciones más seguras, hemos hablado con la pediatra Anna Estapé, (www.annaestape.com), @pediatra.annaestape.



Cómo es el sueño de un bebé recién nacido

Comenzamos preguntándonos cómo es el sueño de un recién nacido y es que muchas mamás primerizas se asustan por el número de horas que permanece dormido su bebé. “Los bebés menores de 3 meses suelen dormir aproximadamente un 70% del tiempo, entre 14 y 17 horas al día, aunque existe una gran variabilidad entre bebés”, detalla la experta, y añade que el sueño a esta edad tiene 3 características principales:

  1. Es bifásico con ciclos de aproximadamente 60 minutos
  2. Es ultradiano, es decir, no diferencia entre día y noche
  3. Es polisecuencial, se reparte en varias fases a lo largo del día

El estómago de los bebés es muy pequeño por eso las tomas serán reducidas y la demanda muy frecuente: “El tipo de sueño que tiene el recién nacido le permite asegurarse la alimentación. El bebé se despierta frecuentemente para poder comer y de esta forma evitar bajadas de azúcar y, por otro lado, ayuda a mantener la producción de leche de la madre en el caso que haga lactancia materna”, nos cuenta la pediatra.

Durante las primeras semanas de vida es complicado que el niño aprenda que debe dormir de noche por lo que algunas recomendaciones para acelerar este proceso pueden ser crear un ambiente de silencio y calma durante las tomas nocturnas y los cambios de pañal. Mantener una luz tenue en todo momento, hacerle algún masaje relajante y evitar jugar o hablar con el bebé para que no se despeje.

Cómo saber que un recién nacido descansa bien

Hay una práctica muy habitual y con poca evidencia científica que es no dejar que el niño duerma de día para que lo haga por la noche. Como decíamos los recién nacidos no diferencian la noche del día por lo que si hacemos esto probablemente estaremos interrumpiendo sus horas de descanso haciendo que esté más irascible y por ende, le cueste más dormir. “Es una práctica no recomendable, porque al contrario de lo que a veces se piensa, evitar que duerma durante el día puede ser contraproducente. Que duerma las horas que necesita durante el día, hará que descanse mejor por la noche”, afirma la pediatra.

Además, “para asegurarnos que un recién nacido descansa bien, tenemos que garantizar que haya comido y esté saciado, que esté cómodo y limpio, que su necesidad de contacto esté satisfecha y sobre todo que se sienta seguro. Por lo que no debemos escatimar en mimos y brazos”, explica la experta. El contacto piel con piel entre bebé y papás es fundamental ya que es su forma de contacto y comunicación más importante.

mamá con bebé dormido©AdobeStock

El síndrome de muerte súbita del lactante, ¿qué es?

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la muerte súbita de un niño de menos de un año de edad, que ocurre aparentemente durante el sueño y que permanece sin explicación después de la realización de una minuciosa investigación postmortem, que incluye la práctica de la autopsia, examen del lugar del fallecimiento y revisión de la historia clínica. No se conoce la causa con exactitud, pero se sabe que hay ciertos factores de riesgo y otros protectores”, nos aclara la pediatra. Para prevenirlo están “los factores protectores más importantes que son dormir boca arriba y la lactancia materna”, y otros factores a tener en cuenta que también son de suma importancia:

  • No fumar
  • Dormir en una superficie firme, con las sábanas ajustadas y sin usar ropa de cama pesada
  • No dejar objetos en la cama, dejar la cuna libre (sin almohadas, peluches…)
  • Evitar sobreabrigar al bebé

No te lo pierdas: Colecho ¿sí o no?, el gran dilema de los padres

Colecho, ¿sí o no?

El colecho es una práctica familiar en la que uno o los dos padres duermen en la misma cama que el bebé. Es una opción más, que muchas veces se vuelve una solución, cuando hay casos en los que existen largos periodos de lactancia nocturna. “El colecho, realizado de forma segura, puede ser una opción para las familias. Para practicar el colecho seguro, a parte de las recomendaciones en relación al síndrome de muerte súbita del lactante, también se tiene que tener en cuenta que se deben evitar colchones de agua, favorecer el espacio para evitar caídas o atrapamientos y no colechar en superficies poco seguras como el sofá”, recomienda la pediatra.

¿Cuándo no se recomienda hacer colecho? “El colecho está contraindicado en caso de padres fumadores, obesidad importante, consumo de alcohol, drogas o medicamentos que produzcan somnolencia”, indica Anna.

En cualquier caso, se trata de una decisión muy personal que implica a los padres exclusivamente, pero cabe destacar que “la práctica del colecho seguro, por un lado, aumenta las tasas de éxito de la lactancia materna, permite al bebé estar en contacto con el cuerpo de su madre, aportándole confort y seguridad, y favorece el sueño tanto de la madre que amamanta como del bebé”, expone la experta.

Además, otros beneficios asociados al colecho son:

  • Descenso de la apnea
  • Una temperatura más regulada
  • Menos llantos
  • Descenso de los niveles de estrés
  • Crecimiento más acelerado
© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.