Pablo Berger dice que en España 'hay un gran desafecto hacia nuestro cine'

Pablo Berger dice que en España 'hay un gran desafecto hacia nuestro cine'

El director vasco Pablo Berger ha criticado este viernes la escasa acogida que tienen las películas españolas en su país de origen, donde, "desgraciadamente, hay un desafecto por parte del público hacia nuestro cine". "El cine español en Nueva York o Londres significa diferente, arriesgado, sexy", y eso hace que sea mejor aceptado, como demuestra que las películas con dirección nacional ingresen más por taquilla fuera de las fronteras, ha dicho Berger en Las Palmas de Gran Canaria, donde este viernes presentó su versión de Blancanieves al público del festival Cine+Food. Una cita de cine y gastronomía que tiene por escenario el Parque Santa Catalina de la ciudad y que el director ha opinado que es una ocasión de poder disfrutar de su película de una forma diferente, ya que, "al igual que las paellas, el cine sabe más rico al aire libre". Aunque ha reconocido que está "mal acostumbrado" por la buena acogida que han tenido todos sus trabajos anteriores, Berger ha rememorado, en rueda de prensa, que con Blancanieves tuvo que vivir una "larga odisea" de ocho años antes de que los productores le aceptaran el proyecto. Si bien ha dicho entenderlo, porque "si fuera productor y me apareciera un director diciendo que quiere hacer una película muda, en blanco y negro, con enanos y carísima, también pensaría que está loco", ha confesado. Sin embargo, su "obsesión" por el cine mudo le hizo luchar hasta conseguir "dar a luz" a su idea, "porque cada película es como un hijo deseado". En cuanto al éxito de su trabajo más allá de las fronteras españolas, el director ha subrayado que "el cine y las historias no tienen nacionalidad", y que "es maravilloso comprobar cómo una película con un marcado sabor español puede ser comprendida y apreciada por espectadores de todo el mundo". Además, ha añadido que con Blancanieves y, previamente, con el éxito de la francesa The Artist, se ha demostrado que "el cine mudo tiene una buena acogida y puede seguir siendo rentable en la industria del cine". Preguntado sobre sus próximos proyectos, Berger se mostró reservado y solo quisó adelantar que tiene "un par de guiones en el cajón" esperando a dar título a su nueva película.