Imagen 26/28
El presidente ruso, Dmitri  Medvédev, invita a los Deep Purple a té y pastas en su residencia campestre

El presidente ruso, Dmitri  Medvédev, invita a los Deep Purple a té y pastas en su residencia campestre

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, fiel seguidor de los legendarios Deep Purple, que actuaron ayer en Moscú,  no dudo la oportunidad de su paso por su país para invitar a los integrantes de la banda a su residencia campestre de Gorki, en las afueras de la capital rusa, para un té con pastas. Los rockeros, fieles a su estilo, acudieron a la casa del jefe del Kremlin en vaqueros, camiseta y sudadera, según informaron  las agencias locales. A la espera de Medvédev, que se encontraba reunido con el jefe del Pentágono, Robert Gates, los integrantes de la banda británica aprovecharon para admirar los equipos de música del presidente, entre los que figuran algunas rarezas. Nada más llegar, y antes de saludar a sus invitados, el presidente puso en funcionamiento un magnetófono y dejó sonar a todo volumen un fragmento de una de las canciones de sus ídolos. Los músicos recibieron los acordes con aplausos y el batería de la banda, Ian Paice, el único miembro presente en todas sus formaciones, obsequió al jefe del Kremlin con sus baquetas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie